Giovanni Martoglio

de

El secreto del amor, Abraham B. Yehoshúa

de

El amor- dice el periodista citando a Platón- es una señal de nuestra finitud y de la posibilidad de superarla. La pasión humana es como una escala con varios peldaños y va desde… Sigue leyendo

El trabajo, Masanobu Fukuoka

de

En lo particular no me gusta la palabra “trabajo”. El ser humano es el único animal que tiene que trabajar, y yo creo que es la cosa más ridícula del mundo. Otros animales… Sigue leyendo

Mi condena (Bolero), JCPozo

de

Abro el ventanal Para dejar entrar el viento de mayo. Que pase y se lleve de un jalón, el recuerdo de ti. Que un huracán se meta, y de una vez me arranque… Sigue leyendo

Indignación, Philip Roth

de

En la carnicería, los clientes deleitaban a mis padres diciéndoles qué agradable resultaba contemplar al pequeño al que antes solían traer galletas (en los tiempos en que su padre le dejaba jugar con… Sigue leyendo

Las manos, Ginés S. Cutillas

de

Mi mano se encontró con la de aquella desconocida entre las paradas de Entença y Hospital Clinic. Aquejado de una vergüenza infinita no me atreví a mirarla de reojo hasta cuatro paradas después,… Sigue leyendo

La ejecución, Herman Hesse

de

En su peregrinación, el maestro y algunos de sus discípulos bajaron de la montaña al llano y se encaminaron hacia las murallas de la gran ciudad. Ante la puerta se había congregado una… Sigue leyendo

Caras Ionut

de

El secreto de los heterónimos, Bernardo Soares

de

—Toda buena conversación debe ser un monólogo de dos… Debemos, al final, no poder tener la seguridad de si hemos conversado realmente con alguien o si hemos imaginado totalmente la conversación… Las mejores… Sigue leyendo

Mirarse, Samuel Beckett

de

Lugar cerrado. Todo lo que hay que saber para decir está sabido. No hay más que lo que está dicho. Fuera de lo que está dicho no hay nada. Lo que sucede en… Sigue leyendo

Nostalgia inmigrante, JCPozo

de

Nicolás, alumno sencillo y filósofo, me acuerdo muy bien, tenía una mirada que parecía estar siempre llorando hacia adentro, como irrigando el corazón de nostalgia. Una tarde llegó hasta donde yo estaba sentado,… Sigue leyendo

El actor, Tadeusz Kantor

de

El actor, retrato desnudo del hombre, expuesto a todo lo que llega, silueta elástica. El actor en las ferias, exhibicionista desvergonzado, simulador que muestra lágrimas, risas, el funcionamiento de todos los órganos, las… Sigue leyendo

Sopa de letras, Ernesto Endara

de

Rogelio Miró, bisnieto de marcos y poetas, cocinó en una olla llena de leche de palma y zumo de cañafístula tres libros (una vieja Gramática de Bruño; la Breve historia del tiempo, de… Sigue leyendo

El secreto, Aída Judith González Castrellón

de

La música de aquel recuerdo le venía en ráfagas paroxísticas y el cuerpo se iba moviendo en contorsiones espasmódicas que el doctor dictaminó “tónico-clónicas”, pero no pudo explicar el por qué sólo en… Sigue leyendo

Ángela, Consuelo Tomás F.

de

Eran los tiempos de la bienaventuranza. Todo andaba bien pero a las cinco y media de la tarde Ángela se ponía triste como una mata sin agua. Pasaba el camión cargado de vacas… Sigue leyendo

Mujer cuervo, Merlina Acevedo

de

El ave lloró ya dañada y seria, sola, ave llagada. Nueva usaba sus alas, usaba suave una daga. Llama: el ave lloró amor azul, el ave llora risas, ella era vil, así sacaba… Sigue leyendo

No he llovido desde la última muerte, Yeray Barroso

de

No he llovido desde la última muerte. Me lo está diciendo el corazón y las intempestivas lunas sobre los ombligos de este mes incierto. Si fui agua no recuerdo mas charco de hielo… Sigue leyendo

La joven del abrigo largo, Vicente Huidobro

de

Cruza todos los días la plaza en el mismo sentido. Es hermosa. Ni alta ni baja, tal vez un poco gruesa. Grandes ojos, nariz regular, boca madura que azucara el aire y no… Sigue leyendo