El espejo de los enigmas, Jorge Luis Borges

de

El pensamiento de que la Sagrada Escritura tiene (además de su valor literal) un valor simbólico no es irracional y es antiguo: está en Filón de Alejandría, en los cabalistas, en Swedenborg. Como… Sigue leyendo

Modesto desahogo, Tomás Segovia

de

Estoy más triste que un zapato ahogado estoy más triste que el polvo bajo los petates estoy más triste que el sudor de los enfermos estoy triste como un niño de visita como… Sigue leyendo

Un vals para danzar, Adelia Prado

de

Américo, te amo, Américo. Tienes una tienda de telas y una mujer a la que vives queriendo no engañar, un hijo tan mono, Américo, unas manos tan finas de medir tejidos, de acariciar… Sigue leyendo

Irene, Ítalo Calvino

de

Irene es la ciudad que se asoma al borde del altiplano a la hora en que las luces se encienden y en el aire límpido se ve allá en el fondo la rosa… Sigue leyendo

Muerte accidental de un anarquista, Dario Fo

de

¿Y quién defiende lo contrario? Lo admito, nuestra sociedad se divide en clases, incluso en lo tocante a testigos: los hay de primera, segunda y tercera categoría. No tiene que ver con la… Sigue leyendo

El sol y la luna, Talmud

de

De la mente de Dios, la palabra de la creación salió: “Dos grandes luminarias brillarán en el cielo y, reinas de la tierra, gobernarán al tiempo fugitivo”. Dijo y fue. Así como el… Sigue leyendo

Poema nocturno, Margaret Atwood

de

No hay nada que temer, es sólo el viento que ahora sopla hacia el este, es sólo tu padre……….el trueno tu madre……….la lluvia En este país de agua con su luna ocre y… Sigue leyendo

La tradición, Pablo Lorente Muñoz

de

Le costó varios días, pero al final lo comprendió. Prepararla le llevó toda la tarde y gran parte de la noche. Luego prendió fuego a la pira. Varios años antes, los cadáveres que… Sigue leyendo

Y la muerte perderá su dominio, Dylan Thomas

de

Y la muerte perderá su dominio. Los muertos desnudos serán un solo muerto. Con el hombre en el viento y la Luna de occidente; cuando se descarnen los huesos y desaparezcan los huesos.… Sigue leyendo

Turismo interior, Pere Gimferrer

de

Algo tendría aquella nueva modalidad de organización turística -una de cuyas características era el secreto que envolvía sus actividades- cuando había conquistado a tantos de los que me rodeaban. Opté por añadir mi… Sigue leyendo

¿Un nombre es tan solo un nombre?, JCPozo

de

“Una rosa emanaría el mismo dulce perfume con cualquier otro nombre”, decía el gran dramaturgo inglés aludiendo a que la esencia de una cosa no radica en su nombre sino en lo que… Sigue leyendo

43 historias de amor, Wolf Wondra Tschek

de

Didí está siempre dispuesta. A Olga se le conoce por eso. Úrsula ha tenido mala suerte ya tres veces. Heidi no lo disimula. Con Elke, nunca se sabe a ciencia cierta. Petra vacila.… Sigue leyendo

Mi mujer, Germán Cuervo

de

Mi mujer trabajaba en un banco. Yo escribía poesía y pintaba, es decir, no hacía nada. No me iba muy bien. Pero ella envidiaba la vida que yo llevaba: tenía amigos y amigas… Sigue leyendo

Henry Siddons Mowbray

de

 

La mujer de vapor, Carlos Ruiz Zafón

de

Nunca se lo confesé a nadie, pero conseguí el piso de puro milagro. Laura, que tenía besar de tango, trabajaba de secretaria para el administrador de fincas del primero segunda. La conocí una… Sigue leyendo

Paraíso inhabitado, Ana María Matute

de

Nací cuando mis padres ya no se querían. Cristina, mi hermana mayor, era por entonces una jovencita displicente, cuya sola mirada me hacía culpable de alguna misteriosa ofensa hacia su persona, que nunca… Sigue leyendo

Mi muerte, António Lobo Antunes

de

Hablo poco. Hablo poco y cada vez hablo menos. En primer lugar porque me distraigo y olvido el tema de las conversaciones y en segundo lugar porque las personas no esperan que les… Sigue leyendo

Caravaggio, Pier Paolo Pasolini

de

Todo lo que sé sobre Caravaggio es lo que dijo acerca de él Longhi. Es verdad que Caravaggio fue un gran inventor y, por tanto, un gran realista. Pero, ¿qué inventó Caravaggio? Para… Sigue leyendo