El Corrido del Emigrante, JCPozo

Hine Lewis
Hine Lewis

¿Ah, pero querían norte, no?!

X

 

Comenzó

todo en un mercado, junto al puesto de las cebollas,

tenía mi local de tacos, cervezas y mole de olla.

No ganaba mucho dinero, pero ahí nomás me alcanzaba,

total iba yo empezando, seguro que se mejoraba.

Pero un día mi compadre del norte vino llegó y me dijo:

“Vámonos pa’ California, que allá la vida es mucho mejor”.

Y por más que le dije que no, que aquí yo me encontraba muy bien,

no sé como me pudo engañar y al final de unos tragos me fui a empacar.

Ya no pude despedirme de mi amor, que dejé a cargo de mi local;

le pagué una semana al hotel, cogí mi guardadito, cinco mudas, dos

bien frías, ahí les dejé el recadito que salí y ahorita vengo,

que yo ya me fui por ahí.


Me subí a una camioneta, que más bien parecía de pollos,

mi compa iba manejando, yo sólo empinaba el codo.

En cada pueblo se paraba y a otro paisa recogía;

le pregunté por qué les cobraba, me dijo que dizque pa’ la gasolina.

Me dijo que eran parientes, que sólo les daba un “raite pa’l norte”

que llegandito a Tijuana yo me iría solo a trabajar con él.

Pero cuando a Tijuana llegué, mi compadre se miró con un señor

que le hablaba solamente en inglés y yo vi que le daba como ocho de a cien.

Es la última vez que yo lo vi, nos metieron todos juntos a un camión;

paniqueado fue que descubrí qué compadre tan malvado, me ha

vendido de mojado, me ha quitado mis centavos y ahora… a trabajar

el campo para poderme regresar.

 

Le metí a la pizca de fresa, del espárrago y la alcachofa;

frieguita para mi espalda, ahí no paraba la cosa.

Andando entre aires maleados, me cargo esta tosecita;

el sol me ha sacado manchas, de ésas que ya no se quitan.

Y por más que les trabaje, nunca me ajusta pa’ pagar la renta;

y por más que reme y reme, esa corriente es más fuerte que yo.

Es que un día le dije al patrón, que era tiempo de un aumento salarial,

muy sonriente me dijo que no, “y antes di que trabajas porque eres ilegal.”

Es por eso que les canto desde aquí. No sé cuando yo me pueda regresar;

mas si acaso usted piensa en venir, véngase como turista, ya de gira, ya de artista,

ya no deje a su familia, no se olvide de su gente, de su tierra, de su nombre, porque si lo piensa un

rato, no va a regresar jamás.


Escúchala aquí

.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s