Olvídate de Mí, Antonio Pozo

Bill Brandt

Olvídate de mí, olvida los momentos,

en que tus labios rojos, encendieron mi pasión.

Olvídate de mí, olvida lo pasado,

olvida que vivimos, bajo un mismo techo gris.

X

Porque ingrata es la vida mujer, como ingrato es tu consuelo de amor

donde dices que me quieres y lloras las noches enteras por mí.

Me hace falta tu cariño, mujer, pero no a costa de mi alma,

que cansada de torturas arrastra su pena a su soledad.

X

Olvídate de mí, olvida los momentos en que tus labios rojos encendieron mi pasión.

Olvídate de mí, qué enferma está mi alma, olvida que vivimos bajo un mismo techo gris.

X

Como es que tanto han cambiado mi amor, las promesas que me hiciste una vez

en las que decías juntos lazamos dos vidas con un corazón.

Ahora que me encuentro solo yo sé que no es fácil que te olvide,

pero más se pierde un hombre en la mujer que ama que en su soledad

¡Olvídate de mí! ¡Olvídate de mí!


Escúchala aquí