La Sirena Dschauhare, Sarainés Kasdan

Brett Weston

Cuando leyó la historia de la sirena Dschauhare, Basim perdió la cabeza. Embarcó como marinero en el puerto más cercano, él que jamás había subido a barco alguno en su vida, y bordeó los mares conocidos y desconocidos, enfrentó a todos los peligros existentes e inexistentes, conquistó tierras inhóspitas y lejanas, alcanzó gloria y riqueza, barrió el mundo entero y no pudo encontrarla.

Desalentado, casi derrotado para siempre por un amor inasible, desandó las corrientes en un buque pesquero y a su regreso a casa la encontró nadando a un costado del buque; ignorante del aspecto de su amada la confundió con un pez dorado, la pescó, la devoró.

Acaso ese y no otro sea el único fin del verdadero amor.