Ya no puedo

André Masson
A
A José Alfredo Jiménez que igual hubiera podido haber dicho en
palabras de Silvio Rodríguez “que te digo a ti muerte tanta veces
llamada a mi lado que al cabo te has vuelto mi hermana”, mientras
en compañía de ella y al calor de los alcoholes parrandeaban en un
tugurio vacío y malsano. 

x

¡Ya no puedo!

Yo ya no quiero seguir en la parranda, ya no puedo yo seguir el vacilón.
A las fiestas, los amigos y las tandas, llegó el momento de decir a todo adiós.
Yo lo que quiero es estar en mi camita, acurrucado viendo la televisión,
con el cachete recargado en la rodilla, de una muchacha que me quiera dar su amor.
Mas mis amigos me siguen insistiendo:

Órale Juan, échate otra por favor”.
“Nomás le vemos el fondo a la botella.”
“Nomás te avientas otro bolero de amor”.

Y yo le digo a mis amigos que no insistan pues saben bien que no me les puedo negar.
Si me arrebato a los placeres de la noche, ya no hay manera de que pueda yo parar.
No es que no quiera yo cantarles una más. Yo ya no puedo desvelarme y trabajar.
No es que desprecie los perfumes de un danzón. Mi cuerpo ya no me permite el vacilón.

Yo ya no puedo seguir en la parranda,
Siento toquecitos en el corazón,
toda mi alma se ha quedado desolada,
mucha es la risa pero poco es el amor.
Y créanme gente que quiero sentar cabeza
Y con ustedes no hallaré la solución.
Mejor me busco una mujer que me consienta
acurrucado viendo la televisión.

Mas mis amigos me siguen insistiendo:
“Órale Juan, échate otra por favor.
“Nomás le vemos el fondo a la botella”.
“Nomás te avientas otro bolero de amor”.
Y yo le digo a mis amigos que no insistan pues saben bien que no me les puedo negar.
Si me arrebato a los placeres de la noche, ya no hay manera de que pueda yo parar.
No es que no quiera yo cantarles una más. Yo ya no puedo desvelarme y trabajar.
No es que desprecie los perfumes del danzón. Mi cuerpo ya no me permite el vacilón.
Y mis amigos me siguen insistiendo. Ellos saben de mi gran debilidad.
Y yo les digo si me quieren ver a salvo, me dejen solo para buscar tranquilidad.
Yo les suplico de favor que ya no insistan, que no me llamen ni me quieran sonsacar.
Si me arrebato a los placeres de la noche,
Ya no hay manera de que pueda yo parar.

JCPozo

.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s