El Peregrino y Navidad Nuestra

victor-ivanovski

Victor Ivanovski

Amigos lectores, familia y los que no me acuerdo, les deseo una muy feliz Navidad y que el espíritu de la bondad gobierne al mundo después de ocho largos años del maleficio “Bush”.

El Peregrino.

Cogió su barca y partió, dejando rostros sin sol,

cansado de caminar sobre las piedras con sal.

Al tiempo que dijo adiós, sintió que en otro rincón

alguien le hacía una señal, del otro lado del mar.

Así fue que encontró, parte por su valor y parte por el azar

frágil piel de cristal,

que abrazaba su corazón, por primera ocasión,

derritiendo su piel de diez lustros de inviernos sin rayos de sol.

El peregrino se fue, ya no volvió a regresar

a lo que fuera una vez, vivir por necesidad.

Al fin mostró una emoción cuando la vio en su balcón

y para aprender amar, quemó su historia e ideal.

Su pasado nos dio, la lección del amor:

no se pide, se da; no se busca, se atrae.

Lo que tanto tardó en llegar, qué más da, ya está aquí.

Ya lo traen en la sangre, pegado a sus cuerpos, de frente y perfil.

JCPozo

Aquí les mando unas canciones de la “Navidad Nuestra” de Ariel Ramírez. Me acompaña el coro de la Universidad de Cabrillo en Santa Cruz, California.

¡ Escúchame aquí !

La Anunciación

Jinete de un rayo rojo,

viene volando el Ángel Gabriel.

Con sable punta de estrella,

espuela ’e plata, estaba caté.

Que Dios te salve María,

la más bonita cuñatai.

La flor está floreciendo,

crece en la sangre tu cunumí.

Soy la esclava del Señor,

que se haga su voluntad.

Capullo que se hace flor

y se abrirá en Navidad.

El Ángel Gabriel ya vuelve

al pago donde se encuentra Dios.

¿Mamó parehó angelito

que tan contento te vuelves vos?

He visto la reina del mundo,

la más hermosa cuñatai.

Sus ojos son dos estrellas,

Su voz el canto del yerutí.

Soy la esclava del Señor,

que se haga su voluntad.

Capullo que se hace flor

y se abrirá en Navidad.

La Peregrinación

A la huella, a la huella,

José y María.

Por las pampas heladas,

cardos y ortigas.

A la huella, a la huella,

cortando campo.

No hay cobijo ni fonda,

sigan andando.

Florecita del campo,

clavel del aire,

si ninguno te aloja,

¿adónde naces?

¿Dónde naces, florecita

que estás creciendo?

Palomita asustada,

grillo sin sueño.

A la huella, a la huella,

los peregrinos.

Préstenme una tapera

para mi niño.

A la huella, a la huella,

soles y lunas,

Los ojitos de almendra,

piel de aceituna.

Ay burrito del campo,

Ay buey barcino.

Que mi niño ya viene,

háganle sitio!

Los Pastores

Vengan pastores del campo,

que el Rey de los reyes ha nacido ya.

Vengan antes que amanezca,

que ya apunta el día y la noche se va.

Albahaca y cedrón, tomillo y laurel,

Que el Niño se duerme al amanecer.

Lleguen de Pinchas y Chuquis,

de Aminga y San Pedro, de Arauco y Pomán.

Antes que nadie lo adore,

quesillos y flores le van a llevar.

Albahaca y cedrón, tomillo y laurel,

Que el Niño se duerme al amanecer.

Pídanle a Julio Romero

caballos de paso y su mula de andar.

Con cajas y con guitarras

iremos cantando por el olivar.

Albahaca y cedrón, tomillo y laurel,

Que el Niño se duerme al amanecer.

Ay Navidad de Aimogasta,

Aloja y añapa no habrá de faltar.

Mientras la luna riojana

se muere de ganas de participar.

Albahaca y cedrón, tomillo y laurel,

Que el Niño se duerme al amanecer

Los Reyes Magos

Llegaron ya, los reyes y eran tres

Melchor, Gaspar y el negro, Baltazar.

Arrope y miel, le llevarán

y un poncho blanco de alpaca real.

Changos y chinitas duérmanse

Que ya Melchor, Gaspar y Baltazar

todos los regalos dejarán

para jugar mañana al despertar.

El niño Dios muy bien lo agradeció,

comió la miel y el poncho lo abrigó.

Y fue después que sonrió

y a medianoche el sol relumbró.

Ariel Ramírez