La pura vida

Jerome A. Pollos

Jerome A. Pollos

Como dijera Clavillazo:

La pura vida

La pura vida es como el viento,
tan rápida como un momento
y tan frágil como una flor.
Es simple y sin complicaciones;
llenamos la razón de errores
peleando una vida mejor.

La pura vida es una orquesta,
que canta, baila y se despierta
al llamado de un corazón.
Se entrega sin pedirle cuentas,
al amor que es el que la alimenta,
la viste y le da su color.

La noche clara de abril, testigo de nuestros desvelos,
nos puso en posición de elegir, el modo de llegar hasta el fin.
Y fue que nuestro amor decidió borrar con la noción del tiempo,
sin miedo al encuentro
final de la vida y el sol.

La pura vida no nos cuesta y espera con la puerta abierta
la luz de un amanecer;
la cita de un amor pendiente, el ritmo que baila la gente
o el agua que calma mi sed.

La noche clara de abril testigo de nuestros desvelos,
nos puso en posición de elegir, el modo de llegar hasta el fin.
Y fue que nuestro amor decidió borrar con la noción del tiempo,
sin miedo al encuentro
final de la vida y el sol.

JCPozo