Ellas

-No compadre, ¿cómo que todas son iguales? No, ¡qué va!… verá usted:

Ellas

Ella es muy alegre de ojitos iluminados y un cerebro que no para nunca de opinar.
Es una burbuja que se parte y se dibuja en miles de explosiones de brisa de mar.
Quiere conocerse pero vive muy de prisa y al momento de una revelación,
logra ver un poco mientras pasan mil ideas arrastrando lo poquito que logró.

Flota como las canciones de amor cuando se te acerca para platicar
y su corazón penetra el corazón, pues quiere conocerte más.
No se guarda ninguna pregunta: Que cómo fue, que cómo es, que qué será.
Va viviendo muy de prisa burbujita de champán.

Otra es una flor preciosa pero armada con espinas por si alguien la provoca o se burla de su amor.
Vaya que responde, con colores encendidos y cuchillas escarchadas al engaño y la traición.
Mas si se le posa una amable mariposa al sol empieza abrir sus pétalos de miel.
De exquisito aroma es gentil y encantadora pero tienes que tratarla bien.

Te va a sonreír si tú te lo mereces; Si tu voz alcanza su deseo de amar.
Con esa sonrisa tienes suficiente, brota y te refresca como un manantial.
Y te va mostrando su cariño como el viento que la hace bailar.
Y va dedicando algunos versos perfumados al poeta que la supo amar.

Ella es muy callada y en su profunda mirada guarda todos los secretos de su intimidad.
Nunca se alborota, impecable en su persona y sus pensamientos son palomas de la paz.
Le gusta estar a solas y soñar que se enamora de un regio caballero medieval;
luego se despierta con la cabellera suelta y segura de haber vuelto a amar.

Es una serena tormenta tropical que en silencio observa lo que hacen los demás.
Siempre respetuosa del espacio alrededor, aunque si te acercas ella te abre el corazón.
Calla pero dice tanto, como el canto que viene del mar.
En silencio guarda encantos para quien la sepa amar.

Quiera o no evitarlo, ya lo trae en su ADN, ha nacido para despertar pasiones.
Cada paso, cada gesto, su sonrisa y siempre el cuerpo, cumplen hábilmente con esa función.
Acaso movido por deseos que piensan otros, caes de pronto en sus dominios sin pensar.
Todo en la cabeza te lo borra y deja presa a la única imagen que tendrás:

El primer encuentro con su vestido rojo y el baile de cuerpos, despedida sin final;
su pasión descalza que te hace ver al resto, largas y amarillas figuras de pan.
Si mueren de celos no le importa. Y si el juego es prohibido, ¡qué mejor!
Ella sabe que cualquiera vende el alma por su amor.

-¿Ya lo ve, compadre? ¿No? ¿Sigue insistiendo?… ¡Cómo! ¿Y ahora con mayor razón?
Bueno, concuerdo con usted que todas tienen eso mismo en común, ¿pero iguales?…mmmh.

JCPozo

 

2 comentarios sobre “Ellas

  1. Me agrado leérlo,me sentí Yo. Imaginé muchos lugares, muchos tiempos y recorde que sigo aquí viva.

.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s