Trópico de Cáncer

Andrew Narchuk

De vez en vez me acuerdo…
de mis olas mansas de abril, tan sumisas en su grandeza y tan diáfanas en su bondad, que me subían y me bajaban del azul y majestuoso mar; y yo, Juan sin miedo, iba de aquí para allá, de arriba abajo y de adentro hacia fuera; y que cuando a saludarnos subían los hipocampos, armábamos con ellos un baile al compás de la marea.
Recuerdo que salía de ahí, con el espíritu indomable y el corazón entero, saturado de vida de mar y del aire del cielo; que llegaba a mi hogar rendido; que me sumergía en el sueño y dormía… dormía…y dormía… hasta que me cansaba de tanto que iba y venía sobre mis olas soñadas. Si era el sueño de noche o las olas del día lo que más me gustaba, no lo sé, como comparar la flor con su perfume. Lo cierto es que me pasaba la noche y el día de aquí para allá, de allá para acá y del mar a la nube: baja que te baja y sube que te sube.
Luego quién sabe… Algo pasó.
Llegó uno de esos tremendos y para siempre vendavales y todo lo cambió: las crestas de mis olas quedaron revueltas, amarilla se tornó la resaca y la corriente violenta. Quise volver a ir de aquí para allá y de allá para acá; pero apenas metía un pie en la boca del mar y su lengua me escupía para afuera.
Pasadito el sol, llegaba a mi hogar y ya no podía dormir; echado de cara al cielo, no sólo añoraba mis olas mansas de abril; sino que además, ¡vaya dolor!, mis pies contrajeron de una arena diferente, llagas marinas y ardientes: grutas por donde salían mejillones y cangrejos. Me aplicaban un remedio que agrandaba y creaba nuevas heridas. Luego me las cubrían con vendajes que agravaban más el mal, pues la fauna quedaba atrapada y yo sentía por dentro, como me escarbaba para escapar.
Recuerdo que fue entonces que me empezó a frecuentar
por las noches un visitante. Ahí mismo, junto a mi cama, se arrimaba a ver que pescaba en mis heridas. Mientras las hundía en agua yo fingía ser nada para no tener que mirar. En mi miedo, evocaba a mis olas amigas, las que me invitaban a entrar. Me escapaba con ellas sin sueño, hasta que me sorprendía el día y entonces podía descansar.
El temporal arreció y en el puerto se alzó una muralla;
ya ni tantito pude volver a mirar al mar. Comencé a alejarme
hasta que a mis olas nunca más volví.
Ni a verlas, ni a oírlas, ni a soñarlas…
Una noche desperté llorando en el silencio de una ciudad. Por mis ojos corrían los últimos vestigios que me había traído del viejo temporal. El tiempo, y sólo él, me habían curado los pies y entonces empecé a caminar buscando un espejo. Quería verme la edad. Vi uno al fondo de un pasillo. Llegué al final y miré mi imagen: ¡Santo injerto! Ojos muertos de algas y coral, rémoras en la boca, y cabellos de turbio mar. Luego… ¡No! ¡Qué horror! ¿Llagas en el pecho? Sí, pero en lugar de cangrejos, salían pequeñas olitas mansas echando afuera los restos de un corazón partido a la mitad. Tardaron años en desaparecer esas úlceras como agallas; aunque ya acostumbrado estaba al dolor y a la humedad.
Ahora, ya no tengo nada, mi cuerpo se ha curado y apenas hoy me he enterado que ya tiraron la muralla; que ya volvieron a juntarse el mar diáfano y el cielo; y que ya regresaron mi olas mansas, las que me invitaban a entrar al mar sin miedo.
¿Que será de mis viejas amigas? ¿Me serán ajenas?
Ojalá fuera alcatraz para remontar el vuelo y bajar a bailar en el vaivén de la marea. Pero, ¡ay!, no sé si otra vez, entre ellas, pueda…
ir de aquí para allá… de arriba abajo… de adentro hacia afuera…

JCPozo

2 comentarios sobre “Trópico de Cáncer

  1. ¿Cuento, poema, alegoría bicentenaria, metáfora amorosa, relato onírico o simplemente una crónica de nuestro horror de cada día? En todo caso, excelente.

  2. Ea: Amable como siempre.

    Me llena de contento tu comentario a las convulsiones de mi irrespetuoso hipotalamo.

    Un estrujante abrazo

.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s