La Liebre y la Tortuga

Oscar Florianus Bluemner

Jadeante hasta la agonía y poco antes de desplomarse al suelo, la Liebre le preguntó a la Tortuga: —¿Cómo es posible? ¿Tú? ¿Tú ganarme la carrera? Y la Tortuga, mirándose las uñas, susurró: —Lo siento, pero olvidé decirte que mi otro nombre es Muerte.

José de la Colina

.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s