Desolación

Andris Eglitis

Perdí media vida mía
por cierto placer fatal,
y la otra media daría
por otro placer igual (Ramón de Campoamor)

Ya no me quedan palabras,
volaron junto contigo;
sólo han quedado tiradas las últimas letras
que no habrán de decirte jamás
que me he quedado solo y sin consuelo;
que ya perdí mi rumbo y tengo miedo;
que traigo aquí en el pecho,
el peso oscuro de un silencio
más abierto y profundo que el mar.

Un corazón hecho roca,
una memoria de arena
han silenciado el poema
dentro de mí.

Ahora camino dormido,
cual silencioso fantasma.
Tengo el cuerpo vacío y el alma amarrada
a un recuerdo que no pudo ser;
que me condena a no tener palabras
ni nada que las haga renacer.

Lo único que cambia
es el reflejo en el espejo
del pelo y la piel.
Verso sin cuerpo, sin alma.
Paloma que un día voló,
Al irte dejaste al ave en una prisión.

JCPozo