La soledad de los naúfragos, Wilfredo Machado

David Pinzer

Lo cierto es que me comería a esta sirena viva, si no tuviera tantas escamas. Pero…entonces ¿quién me cantaría por las noches?