Historias de las sirenas de Santa Rita, Alejandro Dolina

Mecuro B Cotto

Todas las noches a las dos, en una esquina de la calle Sanabria, lejos de los poderes del Ángel Gris, aparecen las Sirenas de Santa Rita. Se trata de criaturas de perversa belleza, mitad princesas y mitad milongueras.

Atraen a los caminantes desprevenidos con indecentes pasos de danza y con un canto provocativo que dice así:

Aquí bailan las Sirenas,

Sirenas de Santa Rita.

Lo que te dan con el cuerpo

con el alma te lo quitan.

Nuestros amores eternos

son como estrellas fugaces.

Somos fieles y constantes

con el primero que pase.

Sirenas, Sirenas…

que se miran y se tocan.

Le regalamos la muerte

al que nos bese en la boca.

Tal como anuncia la copla, el beso de las Sirenas es fatal. Pero es imposible resistir la tentación.

Algunos camioneros audaces se atan con cadenas al volante de sus vehículos y pasan por la calle Sanabria para poder ver y escuchar este prodigio.

Por eso es que hay en esta zona muchísimos accidentes de tránsito.

.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s