La oveja Samurai, Sarainés Kasdan

a6.jpg

Gihachiro Okuyama


Había una vez una oveja con alma de samurai.
Para conciliar el sueño contaba lobos brincando cercas de madera.
Con el tiempo les perdió el miedo y su espíritu ganó en templanza y fortaleza.
Cuando se encontró con uno de verdad aprendió que el mundo no es un sueño.
No tuvo tiempo de compartir su sabiduría con nadie más.