¡Recuperemos a nuestros muertos!, Sarainés Kasdan

arcimboldo-giuseppe.jpg

Giuseppe Arcimboldo

Nuestros muertos están irremediablemente muertos debido a que no sostenemos con ellos ninguna correspondencia física. Las almas de los muertos, siempre dispuestas al deleite amoroso por padecer de nostalgias imperecederas, se mostrarían al instante vivientes y corpóreas si el deudo se decidiera abrasar sus cuerpos con sus besos. Viudas y huérfanos podrían preservar eternamente sus amores si mostraran un poco de delicadeza, un tanto de voluntad