Clavículas de un juego poético, René Daumal

Patrick John Larabee.

Aquí las bestias-pasiones de vidas cíclicas
prisioneras
allá su Madre común, el Mar de las
Burbujas.

Aquí pequeño aliento resumiendo muchos
Animales,
Allá Gran Aliento de la Toda-entera
Hembra.

Escucha bien, sin embargo. No mis palabras
sino el tumulto que se alza en tu cuerpo cuando te escuchas.
Son rumores de combate, ronquidos de durmiente, gritos
de bestias, el ruido de todo un universo.

Aquí el YO que habla del cenit absoluto
de un punto particular,
allá el NO que habla del absoluto Cenit de
todo punto.

Aquí pequeña palabra que abre las puertas
del palacio vocal de un hombre
particular,

Allá, Gran Palabra, perfecto Macho que lo
penetra todo.

Y ahora trata de hablar. Di algo importante.
Habla, la cosa o el hecho que nombres será
inmediatamente real, si eres verdaderamente tú
quien habla.

Aquí pequeño-poeta, evocando, liberado
según el ritmo,
allá Gran-Poeta, provocando, libre según el
Nombre Total.

Aquí, esto,
Allá, aquello.

Finalmente, escucha: ¿nunca has soñado
ser libre? Vamos, te dejo aquí. Trata de extraer
de todo esto las conclusiones concernientes a tu
caso personal, y harás lo que quieras si eres
lo que eres.