Los olvidados del Tibet, Sarainés Kasdan

Karl Schuler

La región montañosa de Bayan Kara Ula, en el Tibet, es una zona rica en cavernas y hombres indescifrables. Sus habitantes, los dropas, son enanos, calvos, cabezones y subterráneos. Sus ancestros practicaron dos manifestaciones artísticas: la pintura y la literatura. De la primera queda como vestigios sus paredes decoradas con soles y estrellas. Su literatura es fantástica. A decir de Chi Pu Tei, profesor de arqueología de la universidad de Beijing, la escritura grabada en los discos de piedra encontrados en sus cuevas tienen 12 mil años de antigüedad, lo que las convertiría en el texto más viejo del mundo.

En épocas muy lejanas, dice el profesor, llegaron de alguna parte del espacio, sufrieron un accidente y los sobrevivientes se quedaron a vivir aquí.

Uno de sus viejos le comentó al profesor:

– Dios nos puso aquí hace muchos, muchos años, nos dejó aquí y luego se olvidó de nosotros.