Sirenas del crepúsculo, JULIO TORRI


Alexander Kamakaev

Un día se hastiaron las sirenas de los crepúsculos marinos y de la agonía de los erráticos nautas. Y se convirtieron en mujeres, las terribles enemigas de los hombres.