Destiempo, Sarainés Kasdan

Andrea Mantegna

Cuando decidió cortar el cordón umbilical, independizarse de su padre y hacerse un hombre de provecho, se vio clavado en la cruz, en medio de dos ladrones, dando la vida por unos hombres que no lo conocían, que no le tenían aprecio.