Juego de espejos, Bernardo Ruiz

Howard Pyle

Al atardecer
en esta costa cantan las sirenas.
Hermosas y disolutas
estas mujeres,
desplobará las ciudades:
ninguna de ellas
acunará a nuestros hijos:
admíralas
arden fragantes, luminosas y sumisas
en el celo de la noche
se incendian entre ellas
Nos despiden.

.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s