El arca de Noé, Elva Macías

3c48dc4bd2496c7afd286bc8fab85d0eY mientras el arca se alejaba, Noé contempló largamente aquellos animales que se empecinaban en no subir. Quería conservar, al menos en la memoria, la imagen de aquellas especies que el hombre no conocería. Así esperaron con dignidad el ascenso inexorable de las aguas: el unicornio, el ave fénix y el dragón, la arpía, el basilisco, el grifo, el ave roc, pegasos, centauros, sirenas y quimeras…