¿Dónde estás, ruiseñor?, JCPozo

17578552-lg

Todo ser humano tiene en su interior, en su alma, un sonido bajito, su nota, que es la singularidad de su ser, su esencia. Si el sonido de sus actos no coincide con esa nota, esa persona no puede ser feliz.
(Sofia Prokofieva).


¿Para dónde se fue el ruiseñor?
¿Qué debió de haber sentido
para abandonar así
la canción que tanto amaba?;
de su templo y su jornada,
se ha alejado
como un gato que nadie oye partir.

Empezó el silencio a ratos.
Se fue oyendo más lejano,
el trino alegre de ese cantor.
Pero le quedaba fuego,
en la voz y en el anhelo.
No es normal.
No es un ave que deje el nido así nomás.

Emigró
y con él se fue la voz
el canto que daba luz al fondo de mi alma;
ahora un silencio negro me ha vuelto ciego.

¿Cómo saber?
¡Oh, oh!,
¡Cómo saber!
¡Oh, oh!,
¿Cómo saber
si algún día
cantará de nuevo?

Me tardé un día en percibirlo
y al buscarlo para seguirlo,
ya no lo encontré.
No es un ave que explore nidos,
(me dije)
Sino el mundo es quien sale a oírlo
cantar.
¿Cómo es que se desaparece, así nomás?

Se oyen crótalos que se arrastran.
Devenir que dejó en el alma
el mutismo de su canción.
Martillazos y turbinas,
acompañan la sinfonía
en mi interior.
Hoy cierro los ojos,
Y vuelvo a buscarte, ruiseñor.

Emigró
Y con él se fue la voz
El canto que daba luz al fondo de mi alma;
ahora un silencio negro me ha vuelto ciego.

¿Cómo saber?
¡Oh, oh!,
¡Cómo saber!
Oh, oh,
¿Cómo saber
si algún día
cantará de nuevo?

.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s