Balada de los ahorcados, François Villon

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hermanos humanos, que viven después de nosotros,

no tengan contra nosotros endurecidos corazones,

pues, teniendo piedad de nuestras pobres almas,

Dios la tendrá antes de ustedes.

Aquí nos ven atados, cinco o seis:

en cuanto a la carne, que hemos alimentado en demasía,

hace tiempo que está podrida y devorada

y los huesos, nosotros, ceniza y polvo nos volvemos.

De nuestros males no se burle nadie;

pero rueguen que a todos Dios nos quiera absolver.

Si hermanos nos llamamos, en nuestro clamor sin desdén

nos traten, aunque hayamos sido muertos

por Justicia. Pues deben entender

que no todos los hombres pueden ser sensatos;

perdónennos ahora, ya que hemos partido

hacia el hijo de la Virgen María;

que su gracia no nos sea negada

y pueda preservarnos del rayo infernal.

Muertos estamos, que nadie nos moleste:

pero rueguen que a todos Dios nos quiera absolver.

La lluvia nos ha limpiado y lavado,

y el sol desecado y ennegrecido;

urracas, cuervos, nos han cavado los ojos

y arrancado la barba y nuestras cejas.

Nunca jamás, ni un instante, pudimos sentarnos:

luego aquí, luego allá, como varía el viento,

a su placer sin cesar nos acarrea,

siendo más picoteados por los pájaros que dedales de coser.

De nuestra cofradía nadie sea:

pero rueguen que a todos Dios nos quiera absolver.

Príncipe Jesús, que sobre todo reinas,

guarda que el Infierno no tenga sobre nosotros dominio:

nada tenemos que hacer con él ni que pagarle.

Hombres, en esto no hay ninguna burla:

pero rueguen que a todos Dios nos quiera absolver.