La muerte del amante, Víctor de la Cruz

 

Maximilian+Pirner+(Czech,++1853-+1924)+-+Allegory+of+death (2)

Una por una, las almenas, las altas torres, van perdiendo su luz y confundiéndose con las sombras. Apenas si sobreviven los ladridos de los perros, el silbato del velador y de cuando en cuando el ruido lejano de un motor. Él, recargado sobre una pequeña barda que separa la azotea de su casa con la vecina, consulta su reloj, y pone un pie en el otro techo, en el instante mismo que una muchacha, en la ventana frontera, se entregaba a la delicada tarea de desvestirse: se quita la ropa que abriga sus senos, que se caen como dos pesados mangos; después el último vestigio de tela que le cubre la parte inferior del cuerpo, para quedar limpiamente desnuda, mientras se acaricia el vello púbico. Antonio al saltar pierde el control de su cuerpo, y tropieza con un tanque de gas vacío. El escandaloso tanque rueda por la azotea, despierta a los perros que comienzan a ladrar, él, desesperado, intenta regresar; pero en el preciso momento que saltaba la barda, una bala le perfora la nuca.

Al día siguiente los periódicos dieron noticias profusas sobre el “ladrón muerto por unos vecinos, cuando intentaba penetrar en una lujosa mansión”

Aquella noche él durmió con su muerte.

 

.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s