Despedida, Luis Zalamea

David Olère 2

Yo me voy porque en los “subways” no crecen los bejucos;

porque ya no huele el aire prisionero de las calles

a azafrán, ni a tomillo, ni a hembra en primavera.

Me voy porque a los parques les pusieron mordazas.

Me voy porque aquí ya no se puede reír a carcajadas;

porque los crepúsculos se compran enlatados;

porque agonizaron, inermes, los últimos rebeldes.

Me voy porque hasta los besos se encuentran censurados.

Me voy porque ya ordenaron investigar a la alegría;

porque a los niños les raptaron sus hadas;

porque a los libros los encerraron en la cárcel.

Me voy porque a la muerte la están vendiendo en cápsulas.

Me voy porque a las mujeres les rondaron el sexo;

porque al alcohol le editaron sus sueños;

porque en lugar de saúcos se cultivan barrotes.

Porque soltaron, todos, los diques del pavor.

Me voy porque en las calles tan sólo ríe el miedo.