El loco Zhang Chuan, Liu Danying

La locura de Zhang Chuan volvió a atacarle. Ya ves: en un claro día de pleno verano, él regresó a casa con un maniquí femenino desnudo cargado sobre la espalda. Los aldeanos armaron un alboroto. Todos dijeron que la enfermedad de Zhang Chuan esa vez no era ligera.

Zhang Chuan desde hacía mucho tiempo no había sido atacado por la enfermedad. Desde que comenzó la enfermedad hasta ahora, él a veces estaba bien, a veces mal. Así la enfermedad se mantuvo por unos diez años.

1En el tiempo cuando Zhang Chuan no padecía la enfermedad, nadie podía descubrir que él era loco. Sólo sus ojos tenían algo de inexpresivos; no tenían tanto vigor como antes. Por eso, las personas de buen corazón de la aldea querían ocuparse de encontrarle novia. Él vio a varias jóvenes en diferentes encuentros. No se sabía por qué al mirar a una mujer lo atacaba la enfermedad. En una acometida del mal corría acequia arriba, acequia abajo, indistintamente de noche o de día. Así no tenía esperanza de casarse. Justamente al no volver a salir con una mujer la enfermedad de Zhang Chuan tampoco lo atacó de nuevo.

La gente decía que la enfermedad de Zhang Chuan era debida a un susto. Aquel año en el duodécimo mes lunar, un primo paterno de Zhang Chuan se casó con una mujer llamada Flor de Melocotón. El aspecto y el nombre de Flor de Melocotón, por igual, gustaban. Su estatura no era ni alta ni baja; su figura no era ni gorda ni delgada. Sobre todo sus ojos podían electrizar y les hacía a las personas, de una mirada, recibir la electricidad y todo el cuerpo se les inquietaba y calentaba. En aquel entonces, la casa de la familia de Zhang Chuan y la casa de la familia de Flor de Melocotón estaban frente a frente. La ventana del nuevo cuarto de ella exactamente estaba enfrentado al pequeño cuarto de Zhang Chuan. De esta manera, al llegar la noche, la hermosa silueta de Flor de Melocotón oscilaba sobre la ventana de papel, movía al corazón de Zhang Chuan como si un gato lo estuviera arañando, sintiendo desazón. Cada día cuando él regresaba del terreno, aquella lámpara de mecha en la ventana se convertía en su vana esperanza. En caso de que un día no hubiese en la ventana la luz de la lámpara, su corazón podía tornarse vacío y toda la noche hasta el amanecer dormía intranquilo.

Flor de Melocotón desde dentro de la ventana parecía comprender el pensamiento de Zhang Chuan. Sabía que en el espacio de la noche de afuera un par de ansiosos ojos la miraban atentamente. Por eso estaban excitados. De vez en cuando, intencionadamente, ella hacía algo de ruido. Sólo era el honrado y honesto primo paterno, quien debía hacer lo mejor posible para consentirla y que se alegrara. Así ella fácilmente ponía en práctica su carácter de niña. En ese momento, grandes y pequeños en la casa la disuadían y la mimaban. Un largo tiempo después, la gente decía que el primo paterno se había casado con un amo, no con una esposa.

Las hojas de los melocotoneros montañosos en el campo al lado de la arroyada se tornaban amarillas y luego verdes de nuevo. Los días se parecían a aquel riachuelo delante de la puerta de la aldea que fluía insulso. Flor de Melocotón se tornaba cada vez más delicada y encantadora. Zhang Chuan, dentro de su sufrimiento, contemplaba las flores que se abrían y se caían de los melocotoneros montañosos de aquel campo.

Una noche de verano, Zhang Chuan regresó de la casa de la familia de Huevo Negro, adonde bebió aguardiente. Vio que la lámpara de la ventana de Flor de Melocotón aún estaba alumbrando. Entonces, valiéndose del vigor del aguardiente, se dirigió hasta el frente de la ventana para mirar a hurtadillas. Vio a Flor de Melocotón, en camiseta sin mangas, que precisamente lavaba su cabeza. Frente a su resplandeciente pecho brincaban dos palomas. Él sintió en un instante que la sangre de su cuerpo le hervía; el corazón ya le saltaba en la garganta. Directamente se encaminó hasta delante de la puerta y descubrió que estaba entornada. Zhang Chuan, silenciosamente, abrió la puerta de la casa y se ubicó detrás del cuerpo de Flor de Melocotón. Con sus brazos ciñó la fina cintura de ella. Sus temblequeantes manos, por más que lo intentara, no pudieron apretar las saltarinas palomas. Flor de Melocotón no opuso resistencia. Ella sabía que era Zhang Chuan. Giró su cuerpo y le brindó una sonrisa. Él deseaba besarla; ella se escabulló. Le dijo que su marido había ido borracho a la letrina y le ordenó ir allá a echar un vistazo. Zhang Chuan se mostró reacio a aflojar sus manos. Apenas había empujado la puerta de la letrina, escuchó un ruido, como si alguna cosa hubiera caído dentro del meadero. Valiéndose de la luz de la luna dio una ojeada en el interior del urinario y no descubrió nada. Regresó a la habitación y le dijo a ella que no había visto a nadie. Flor de Melocotón le preguntó, ¿acaso el marido no habría caído en el meadero? Él dijo que no era posible. Cuando empujó la puerta oyó un tal ruido, pero no era su primo. Sin duda habría ido a visitar a otra familia. Flor de Melocotón cerró la puerta de la habitación tras de sí y comenzó a apasionarse con él, besándolo y acariciándolo. Zhang Chuan cómo podía resistir su seducción y su ternura. Alargó sus manos para quitarle el pantalón. Ella las rechazó. Dijo que le había venido la regla. Que esperara hasta que su cuerpo estuviera limpio y en cualquier momento que lo deseara estaría bien…

Al siguiente día, por la mañana temprano, un lloriqueo triste y estridente rompió la quietud de la aldea. Después que los pobladores se levantaron supieron que el primo de Zhang Chuan había caído en el meadero y había muerto ahogado. Zhang Chuan de golpe se incorporó. Vagamente recordaba el incidente de anoche. En su fuero interno sentía una oculta intranquilidad. Ni hablar de ir a mirar a Flor de Melocotón. Como si Flor de Melocotón, a través de este golpe, de repente hubiera envejecido mucho.

La ceremonia luctuosa del primo de Zhang Chuan estaba aconteciendo de forma tensa. De pronto, vino a la aldea un vehículo policial, del cual descendieron cuatro policías. Dijeron que se debía hacer la autopsia del cadáver. En ese momento, en sus fueros internos, Zhang Chuan y Flor de Melocotón se pusieron intranquilos.

Muy rápido se obtuvo el resultado de la autopsia y lo que hizo sobresaltar a los aldeanos, pues no lo habían pensado, fue que en el jugo gástrico del primo se descubrió la existencia de una gran cantidad de arsénico blanco. Entonces la investigación se cerró en torno a Flor de Melocotón y Zhang Chuan fue involucrado por ella.

Zhang Chuan fue llevado a otro cuarto. No esperó a que los policías abrieran la boca y se orinó en los pantalones. Reconstruyó todo el asunto de aquella noche. A medida que avanzó la profundización de la investigación, el asunto judicial finalmente llegó a la verdad evidente. Resultó que Flor de Melocotón y su primo después de estar en buenos términos, él para alcanzar el objetivo de adueñarse por largo tiempo de Flor de Melocotón, compró arsénico blanco y lo introdujo dentro del aguardiente, envenenando al primo de Zhang Chuan y haciendo caer a éste en una suave y tierna trampa. Desde ese entonces, Zhang Chuan había enloquecido.

Zhang Chuan colocó al desnudo maniquí sobre el kang. Lo cuidaba con esmero. Cada día cuando regresaba de la labor en el campo, estaba hambriento y cansado, pero primero iba al kang a echar una mirada. Hablaba un rato con ella. Con el transcurrir del tiempo, él pareció haberse convertido en otra persona y de nuevo no fue atacado por la enfermedad.

Después del mediodía de un día de invierno, los aldeanos todos hablaban de la noticia del pronto regreso de Flor de Melocotón. En un instante, el cerebro de Zhang Chuan quedó vacío. Acto seguido lo atacó la enfermedad. No solamente corrió sin rumbo; además dentro de la aldea cantó y alborotó. Esa vez que lo atacó el mal, comparado con cualquiera otra ocasión, fue más fuerte. Todos los aldeanos estaban preocupados de que él no volvería a recuperarse como una persona normal.

.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s