Muero todos los días, JCPozo

4Muero todos los días

Muero todos los días, para que el día de mi muerte sea uno más.

En la intensidad de la pasión, muero en el sueño y muero de amor.

Cada vez que muero lleno mi cuerpo de vida, hasta que éste ya no pueda más y tenga que regresar a la semilla para volver a brotar.

Cada decisión que doy mata para siempre las demás alternativas y con ellas muero yo, muere lo que pudo y lo que decidí que mejor no.

Le doy muerte a unos ojos que buscando refugio en los míos, no llegan a encontrar el calor para cubrirlos del desolado frío.

Si no la miro, muero de posibilidad.

Muero cuando mueren sus deseos, cuando sus flores que habían nacido en los te quiero quedan marchitadas por un orgullo asesino.

Muero en cada uno de mis miedos; luego renazco al encararlos, me lleno de vida, reviento y muero de nuevo.

Ahora mismo, pobre Juan, le he dado muerte a su último ratito y él ni se entera que ya murió otro poquito.

Soy una nota que nace y muere con la misma intensidad y cuyo paso por la vida es como el de un cometa cargado de luz, que desde que nace va muriendo hacia el silencio, dejando sus vibrantes momentos como estelas reflejadas en el mar.

Por eso yo muero todos los días, para que el día de mi muerte sea un día más.