El actor, Tadeusz Kantor

file_20141110101016El actor, retrato desnudo del hombre, expuesto a todo lo que llega, silueta elástica.

El actor en las ferias, exhibicionista desvergonzado, simulador que muestra lágrimas, risas, el funcionamiento de todos los órganos, las cumbres del pensamiento, del corazón y las pasiones, del vientre, del pene, con el cuerpo expuesto a todos los estimulantes, todos los peligros, y todas las sorpresas; ilusión, modelo artificial de su anatomía y de su mente, renunciando a la dignidad y el prestigio, atrayendo el desprecio y la burla, tan cerca de la basura como de la eternidad, rechazado por lo que es normal y normativo en una sociedad.

Actor viviendo sólo en lo imaginario, llevado a un estado de insatisfacción crónica y de descontento ante todo, lo que realmente existe fuera del universo de la ficción, que lo lleva a una nostalgia perpetua, que lo obliga a una vida nómada.

Actor de feria, errabundo eterno sin lugar en el mundo, buscando vanamente un puerto con todos sus bienes en el equipaje: sus esperanzas, sus ilusiones perdidas, que son su riqueza, y su carga, una ficción que defiende celosamente hasta el fin contra la intolerancia de un mundo diferente