Sin palabras, JCPozo

ImageProxy.mvcQuisiera tener medios para escribir lo que siento como para dejar un recuerdo que pudiera leer; pero con palabras no alcanza; son solo etiquetas, metáforas de paloma que nunca pudieron volar, superfluas maquetas del bosque profundo del corazón, cuyo sentir nos dice verdades, que las palabras no.

De pronto se agranda el espacio y sube el silencio: un abejorro pasa zumbando en el alma la nota que anuncia el milagro de una palabra perfecta… “¡por fin, tendré respuesta!” dice mi noble esperanza; pero la palabra nomás no llega, se queda corta, no alcanza a explicar el fondo de lo que siento yo.

Los expectantes e ilusos sentidos que murmuran, esperan sus respuestas de un equivocado canal. No es la lengua, con su mar de infinitas inferencias, la indicada portavoz del hablar de los sentidos. Explicarlo sin las palabras pero con el sonido, sin una significancia lingüística sino esencial, es labor contemplativa; es un dejarse bañar por las luces que vienen del cielo y anidan el alma; un rendirse ante el fuego que surge antes de amar; un renacer interno, para el que no hay letra que sirva. Para decirles que siento, la palabra no me alcanza, es al canto, a quien recurro, para podérselos contar.