No fue un hombre, Carmen Callejo

 

Courtney BrimsA mí no me violó un hombre.

A mí me violó una familia,

un padre violando cada noche a una madre

en el cuarto de al lado

de una criatura

que aprendía a vivir.

Me violó una cadena local

televisando cada noche,

después de las dos

una tonelada de porno mainstream

de mujeres tragando lágrimas y semen

frente a los ojos vírgenes de un niño

que intentaba acallar al insomnio

de los gritos de auxilio cada noche

de su madre

en el cuarto de al lado.

Yo también, dos calles al fondo

viendo a la misma hora la misma cadena

No fue un hombre.

Me violó toda una sociedad entera

diciéndole cómo había que ser para ser un hombre.

Esa sociedad entera

fue la que,

en lengua y brazos

de un niño de 6 años

cogió mi cuerpo de cinco

en ese castillo abandonado

y me mordió los labios gritando

APRENDE A BESAR, ZORRA”

mientras me abría entre las piernas

el dolor que aún perdura.

A mí no me violó ese niño aquella noche.

Me violaron todos los que me señalaron con el dedo

todos los días y los meses y los años venideros.

Y ese policía

que tuvo los cojones

de decirle a la cara

a una madre

mi madre

Lo siento, señora,

no vale la pena denunciar,

esas cosas las hemos hecho todos,

no son más

que

juegos

de

niños.

 

Guardar

Guardar