Collage: Justicia a la mexicana, JCPozo

Desmet Patrick

Desmet Patrick

Extra:

¡Los quemaron en medio de una noche de lluvia torrencial; no se han hallado los restos!

¡Seis puñaladas en la espalda y se cree que fue suicidio!

¡La levantaron fuera de su escuela y el comandante asegura que se fue con el novio!

¡Grupos de choque quemaron las instalaciones y varios maestros detenidos!

¡Alcalde que roba poquito traerá a los “tigres del norte” a su fiesta privada!

¡Otro periodista asesinado y otra vez la justicia culpa al narco!

¡Se comprueba que todo fue un montaje. Nadie es responsable!

¡Me sacaron el sí a fuerza de tortura!

¡Otras tres cabezas más con mensajes rodaron por la iglesia!

¡Hallaron otra fosa común a poca distancia de donde se desenterraron a trescientos centroamericanos!

¿Y las víctimas?

Me entregó un hueso seco de perro diciéndome que esa era mi hija. Yo soy su madre, le respondí y déjeme decirle que esa no es mi hija.

Mamá ya no aguanto más. Me decidí a separarme. Hoy lo voy a dejar. Ya no soporto la vida que me da. Hoy se lo voy a decir, te lo juro.

Desde esa noche, el recuerdo de aquel juramento fue el único recuerdo de su hija que le quedó a la madre; pero la sigue buscando.

Ni porque tengo toda la cara deforme me hizo caso. Eso háblelo con su marido señora, me dijo, diciendo que tenía miles de casos más importantes que atender.

¿Y la autoridad?

No señoras, hasta ahora no sabemos nada de sus hijas. Estamos usando todos los recursos a la mano para poderlas encontrar.

Pues también que faldita tan corta se ponen, a eso se exponen ellas por vestirse tan provocativamente.

Eso pasa por andar con hombres de malos pasos, quién la manda a meterse ahí.

Creo que hasta era prostituta – (como si eso fuera justificación para un crimen)- o andaba en esos ambientes.

¿Y el gobernador?

Esas son calumnias, mitos que se perpetúan para querernos desestabilizar. En mi estado no pasa nada. Aquí somos un lugar seguro y apegado a las leyes del derecho.

¿Y las cabezas colgadas y los colgados en los puentes?

Casos aislados, les aseguro que este es un centro turístico familiar, completamente seguro. No pasa nada.

¿Y los periodistas asesinados y las fosas clandestinas?

Los reporteros se lo buscaron por estar involucrados con el narco. Eso son solo peleas entre mismos grupos criminales alejadas de la población. Aquí no pasa nada.

¿Y las desaparecidas?

Eso es cosa del pasado, hoy esto es un paraíso. No pasa nada.

¿Y los levantones, las mochadas mensuales, las extorsiones, los secuestros y grupos delictivos que azotan a todo el país?

Eso ya se acabó. A esos grupos ya los sacamos de aquí. En este estado ya no queda nada de ellos. Hoy las calles de día o de noche son seguras. Uno puede caminar como antes, sin preocuparse de nada.No pasa nada.

Y…y…y…

¿Y en el ministerio?

– Oiga jefe aquí está otra vez esa señora, la de su hija desaparecida y dice que no se va hasta encontrar respuestas.

– ¡Ah como chinga esa vieja, de veras! Será ese el único pinche caso que tenemos, ¿no? Mándala a la chingada. Mira, llévale esta osamenta y le dices que ya la mataron, que estas son las muestras que pudimos sacar y ya están identificadas.

– ¿Y si no me cree?

– Mira, tú arréglalo, no me jodas, yo no quiero oír más de ese maldito asunto, ¿entendiste?

– Sí jefe. Por cierto, el chavo de anoche ya declaró.

– ¿Firmó la declaración, por fin, el pendejo ése?

– Sí, uff, pero cuánto nos costó el cabrón.

– Bien. Déjame solo.

¿Y el recuento?

Peritajes hechos por fantasmas y fechorías de todo tipo al cobijo de una cínica “justicia”. Montajes noticiosos y fugas con consentimiento de la autoridad. El pueblo se arma contra los bandidos y la ley castiga al pueblo, defendiendo a sus amigos.

¿Quiénes son los buenos?, ¿quiénes son los malos? La confusión es brutal, el terror a la desprotección se refleja en el andar de la gente, en el constante giro de cabezas. Se pudre la infraestructura moral y social de una nación.

¿Y todo esto?

Es solo la definición: Justicia a la mexicana.

¡Ah!, pero hoy hay fútbol.

Guardar