¿CÓMO SE LAS APAÑA USTED CON LOS ALEMANES?, MARIUSZ SZCZYGIEL

¿Qué tal le van las cosas?—le pregunta la periodista Milena Jesenská a un campesino en las inmediaciones de SIany.

Pues tengo sembradas las patatas, también el centeno…La primavera fue fría pero el centeno creció milagrosamente, está precioso. A lo mejor arranco dos manzanos viejos del huerto y planto nuevos. La pata ya tiene patitos, ¡vaya usted a verlos con sus propios ojos, son como de peluche! Ese lilo hay que podarlo un poco para que no se seque y para que el jardín se ponga este año bien bonito —contesta el campesino.

Pero ¿y cómo se las apaña usted con los alemanes? —Jesenská no se da por vencida.

Bueno, pues ellos se pasean y yo trabajo —responde tranquilamente el campesino.

¿Y no tiene miedo a nada?

¿Y a qué debería tenerlo ?—reflexiona y replica de inmediato—. Además, señorita, la gente sólo muere una vez. Y si se muere uno un poco antes, pues más tiempo que se está muerto.