La gracia perdida, Hugo Mujica

al final la casa

es siempre atrás

como el umbral

de la despedida, el del adiós frente

a un camino nunca trazado

el del gesto inconcluso,

la mitad olvidada.

en medio de la terca torre:

el propio nombre

la estaca entre el deseo

y la nostalgia,

el puñado de humo

en el que aferramos el miedo a perder

lo que nunca tuvimos

al final, el que nos llega,

queda la apuesta

del inicio, la gracia perdida:

queda perderlo todo