El circo, Hugo Hiriart

Damas y caballeros, salgan de esa postración y esa molicie y pasen, por módico precio, al espeluzne nunca visto de Tomasito, el iceberg asesino y chocador que va a la deriva en la pista en su peligrosísimo número de hundimientos mientras el peluquero Sardina, muy sereno y voluntarioso, práctica el corte de pelo a distancia, a ver, a ver, un voluntario entre el público que pase al sillón giratorio. Señor, anímese, dos boletos gratis para el audaz, y le recordamos que Il Signore Pepo Sardina es natural de Palermo, en Sicilia y es un gran estilista, famoso en Nueva York y París…

Y pasen, pasen a ver, traída directamente de la misteriosa isla de Borneo, a Oswalda, la mujer tarántula, siamesa no doble sino triple, con tres cabezas, Rosita, Dora y Alejandrita, que responden cada una a su modo, a todo lo que uno les pregunta, las tres en un solo cuerpo que baila como nadie la conga, ritmo de moda en los tiempos de Xavier Cugat y sus muchachos, desaparecidos casi todos, menos los que sobreviven penosamente en asilos de ancianos.

La función va a dar comienzo y presentamos a Jovita, la contorsionista de hule, de apenas catorce años, haciendo ante ustedes los gustados números del nudo ciego y el chicle mascado, y no se pierdan a los licenciados Tobías Alpuche y Mauricio Mallé, abogados recibidos, payasos y acróbatas que caminan en el aire mientras actúan como asesores jurídicos del respetable público en todo lo que quieran consultar y al mismo tiempo dictan a dúo sus respectivas autobiografías a dos taquígrafas cómodamente instaladas en primera fila de luneta…

Y vea y oiga al payaso Beppo y sus perros sabios que hacen operaciones en la bolsa de valores, y a Mercedes Iturbe, la mujer bala, que vuela a más de cien kilómetros por hora, debidamente protegida por un casco irrompible, y cae en una bañera con leche de burra, lo mejor para el cutis según dicen…

Se agotan los boletos, pasen, pasen a ver a la trouppe voladora de los hermanos Alcántara, de la Huasteca Potosina, casi todos, que juegan al béisbol en los trapecios, a gran altura, sin red ni montículo, cual bandada de loros remontando el vuelo al amanecer, según dice la canción cubana, espectáculo de gran colorido, veinte peloteros uniformados y con gorra, bajo la lona del circo, que deja atrás, pero muy atrás, a los esforzados voladores de Papantla…

Compren un boleto y entren a ver en acción a Leoncio Montiel, el Bobo de Soria, torero a pie y a caballo, en el número jamás presentado en la plaza, y menos en el circo, de los toros bravos amaestrados, la bestia de lidia, media tonelada de furia y músculo haciendo delicadas monerías, y bailarááán en la pista seis toros, seis, al compás que les toca el primer espada en esta corrida ecológica y sin derramamiento de sangre…

No se quede ahí, engarrotado y paradote como pasmado o de plano tonto, y pase, pase, pase a ver el animal ignorado durante siglos, el buey de papada azul, Pseudoryx ghetinhensis, descubierto a la ciencia hace sólo tres años, tres nada más, como prueba de la asombrosa biodiversidad que todavía reina en el planeta ya muy destruido y menoscabado que habitamos; así, damas y caballeros, contemplen ustedes al buey prodigioso, único rumiante que se alimenta de pescado fresco y que adivina el pensamiento, aún el más recóndito, y lo saca a la luz para vergüenza del pensador, anímese, hermosa señorita, discreto caballero, y pasen, pasen…

Acérquese a la taquilla, atribulado entusiasta del creced y multiplicaos, niños pagan medio boleto y, de más de cinco hermanos dos no pagan nada, entren ordenadamente y asistan maravillados a los actos insuperables del mago Silvannus Mabuse, el mago invisible que nadie ha visto nunca y aun se ignora si existe o no, aunque alguien cobra en su nombre puntualmente…

Tercera llamada, pasen, pasen, damas y caballeros, ya toca la banda del maestro Stravinski, el desfile ya va entrando a la pista y la función de triple gala va a comenzar