Publicación de la categoría: Del fondo del mundo prostituto

Cuando marque tu número, Rebeca, Fernando Oviedo

de

La he visto a Rebeca y todo ha sido una gran confusión, porque habíamos convenido no volver a encontrarnos desde la enfermedad de Lucía, desde esas noches de insomnio llevando y trayendo recipientes… Sigue leyendo

En el país de las tinieblas, Leyenda japonesa

de

El dios Izanagi añoraba tanto a su fallecida esposa que decidió partir en su busca. Se dirigió, por tanto, al País de las Tinieblas llamado Yomi. Cuando llegó, al ver que su esposa… Sigue leyendo

La música nunca oida, Raúl Renán

de

En una banca del parque, acomodados los tres hombres, se dicen travesuras de palabras. Ríen por turnos como rondan su cigarrillo de mariguana. Cuando éste se termina en un ascua de papel que… Sigue leyendo

El esposo complaciente, Marques de Sade

de

Toda Francia se enteró de que el príncipe de Bauffremont tenía, poco más o menos, los mismos gustos que el cardenal del que acabamos de hablar. Le habían dado en matrimonio a una… Sigue leyendo

Perspectiva, Robert Cialdini

de

Queridos mamá y papá: Desde que marché a la universidad he estado escribiendo poco, y siento haber sido tan inconsciente. Os pondré al día ahora, pero antes de que sigáis leyendo, por favor… Sigue leyendo

Casa Roja, Hermann Hesse

de

Casa roja, desde cuyo pequeño jardín y viñedo me llega el perfume de todo el sur de los Alpes ¡Muchas veces he pasado por delante de ti, y la primera vez mi afición… Sigue leyendo

La amiga de mamá, Ana Pérez Cañamares

de

La amiga de mamá llegaba a casa, con sus maletas cargadas de regalos y era como si la Navidad se hubiese presentado, fuera abril o septiembre. La amiga de mamá extendía mapas, repartía… Sigue leyendo

Agujeros, Isabel Bono

de

A veces, si no hace viento, baja a leer el periódico al chiringuito de la playa. Shorts, gafas de sol para recogerse el pelo y unas chanclas, se ata una pulsera de cuero… Sigue leyendo

Sobrevivir a tanto golpe, Margarita Schultz

de

Sobrevivir a tanto golpe como si todo naciera para morir y se impusiera el negro sabor de la muerte como única verdad inobjetable inocentes ilusiones de vida se yerguen fútiles y transitorias qué… Sigue leyendo

Confesiones de un ratón mosquetero, Doreen Tracey

de

Cuando tenía doce años entré a formar parte del primer grupo de Ratones Mosqueteros. Walt Disney me dijo: «Doreen, pertenecer a los Ratones Mosqueteros será probablemente lo más importante que hagas en tu… Sigue leyendo

Si tuviera una vagina, Luis Fernández

de

Si yo tuviera una vagina.Y, digamos, esta noche tuviera una cita con “el hombre de mi vida” (forma muy común de etiquetar al sujeto del encuentro cuando se tiene vagina), tendría por ley… Sigue leyendo

Otro cuento ruso, Roberto Bolaño

de

En cierta ocasión, después de discutir con un amigo acerca de la identidad peregrina del arte, Amalfitano le refirió una historia que a él le contaron en Barcelona. La historia versaba sobre un… Sigue leyendo

Arte, Italo Svevo

de

Nació un artista y miró en derredor en busca de ideas, pero, además de éstas, tuvo en seguida —cosa curiosa— experiencia y concluyó: «Primero debo tener el dinero suficiente y después vendrá el… Sigue leyendo

El soliloquio del espejo, Efrén Rebolledo

de

Mi alma es la luz, sin la luz yo no sería. ¿Qué es sin el alma el cuerpo? Materia sin vida, cadáver, substancia inerte. Y de igual modo que el espíritu es causa… Sigue leyendo

Perdiendo velocidad, Samanta Schweblin

de

Tego se hizo unos huevos revueltos, pero cuando finalmente se sentó a la mesa y miró el plato, descubrió que era incapaz de comérselos. —¿Qué pasa? —le pregunté. Tardó en sacar la vista… Sigue leyendo

Las Pilis, Gonzalo Torrente Malvido

de

Pilar cerró y sacudió el paraguas mientras empujaba la puerta con el hombro. El mercado estaba en pleno bullicio; el pasillo de la fruta abarrotado y el vocerío pugnaba con el estrépito del… Sigue leyendo

de

Simulacro II, Cristina Peri Rossi

de

Hacía días que girábamos en la órbita lunar. Hacia un lado y hacia otro de la escotilla solamente divisábamos el intenso, infinito espacio azul universal. No experimentábamos ni calor ni frío. No sentíamos… Sigue leyendo