Publicación de la categoría: El hermano malo de Satanás

¿Cuántos dedos tengo aquí?, Carlos Manuel Téllez

de

Colombina cree que un columpio le marcó la vida. Cierta vez, cuando venía de clases, dejé la mochilita en el césped, toqué sus asientitos, las cadenas caídas el propio peso atadas por sus… Sigue leyendo

Silencio, Edgar Allan Poe

de

Escúchame -dijo el Demonio, apoyando la mano en mi cabeza-. La región de que hablo es una lúgubre región en Libia, a orillas del río Zaire. Y allá no hay ni calma ni… Sigue leyendo

Diario de la bomba, Jorge Volpi

de

1 A fuerza de una repetición tan inclemente como vana, la imagen se ha vuelto anodina: la sublime belleza del horror. La columna de humo incandescente elevándose hacia el cielo. El paraguas espumoso… Sigue leyendo

Infalibilidad, Raúl Leis

de

Cuando el diablo guardián abrió por primera vez —en más de tres siglos— el portón de la celda de Galileo Galilei en la calcinante prisión del infierno, farfulló el contenido del cable internacional… Sigue leyendo

Las puertas del templo, Aldous Huxley

de

Numerosas son las puertas del espíritu que llevan al más íntimo santuario: y considero las puertas del templo divinas, pues el dios del lugar es Dios mismo. Y estas son las puertas que… Sigue leyendo

Bruja, Julio Cortázar

de

Deja caer las agujas sobre el regazo. La mecedora se mueve imperceptiblemente. Paula tiene una de esas extrañas impresiones que la acometen de tiempo en tiempo; la necesidad imperiosa de aprehender todo lo… Sigue leyendo

Carta a los directores de asilos de locos, Antonin Artaud

de

Señores: Las leyes, las costumbres, les conceden el derecho de medir el espíritu. Esta jurisdicción soberana y terrible, ustedes la ejercen con su entendimiento. No nos hagan reír. La credulidad de los pueblos… Sigue leyendo

Hay un insecto que los hombres alimentan a su costa, Conde de Lautréamont

de

Hay un insecto que los hombres alimentan a su costa. No le deben nada, pero le temen. El tal, que no gusta del vino, y en cambio prefiere la sangre, si no se… Sigue leyendo

El espejo de la melancolía, Alejandra Pizarnik

de

…vivía delante de su gran espejo sombrío, el famoso espejo cuyo modelo había diseñado ella misma…Tan confortable era que presentaba unos salientes en donde apoyar los brazos de manera de permanecer muchas horas… Sigue leyendo

Si los tiburones fueran hombres, Bertolt Brecht

de

I Si los tiburones fueran hombres, harían construir en el mar cajas enormes para los peces pequeños, con toda clase de alimentos en su interior, tanto plantas como materias animales. Se preocuparían de… Sigue leyendo

Los Cantos de Maldoror, Conde de Lautréamont

de

Hay que dejarse crecer las uñas durante quince días. ¡Oh, qué dulzura entonces arrancar brutalmente de su lecho a un niño que aún no tiene nada sobre su labio superior, y, con los… Sigue leyendo

San Hilarius, Pierre Michon

de

El obispo Hilarius ha dejado la mitra. Su barba está completamente blanca. Ha entregado el báculo. Ha fundado una comunidad de hermanos no se sabe dónde a orillas del Tarn, en el lugar… Sigue leyendo

Mandrágora, Jorge Luis Borges y Robert Graves

de

Como el borametz, la planta llamada mandrágora confina con el reino animal, porque grita cuando la arrancan; ese grito puede enloquecer a quienes lo escuchan ( Romeo y Julieta, IV, 3 ). Pitágoras… Sigue leyendo

Infalibilidad, Raúl Leis

de

Cuando el diablo guardián abrió por primera vez —en más de tres siglos— el portón de la celda de Galileo Galilei en la calcinante prisión del infierno, farfulló el contenido del cable internacional… Sigue leyendo

¡Pobres vampiros!, Jordi Cebrián

de

¡Pobres vampiros! Hambre, y luz que quema. Sueñan de día. La ve de lejos, Y se acerca a ella Quiere atacarla. Sola en la noche, Sin luz. Frio y miedo. Nadie la espera.… Sigue leyendo

El converso, Juan José Arreola

de

Entre Dios y yo todo ha quedado resuelto desde el momento en que he aceptado sus condiciones. Renuncio a mis propósitos y doy por terminadas mis labores apostólicas. El infierno no podrá ser… Sigue leyendo

El ángel y el vampiro, Leopoldo Alas

de

Pasé la vida entre vampiros y ángeles libando con paciencia los unos mi energía los otros trasvolando mis días más sentidos. Todos los trances de luz fueron suyos: al ángel los del cuerpo,… Sigue leyendo

El arcángel del suburbio, Jacques Ferron

de

El arcángel Zag no se encontraba en el cielo cuando ocurrió la famosa batalla que enfrentó a Lucifer con san Miguel; se hallaba en la tierra. Cuando se enteró de la noticia, consideró… Sigue leyendo