Publicación de la categoría: El huevo de la serpiente

Hermano lobo, Manuel Mejía Vallejo

de

Un día el lobo se dio cuenta de que los hombres lo creían malo. – Es horrible lo que piensan y escriben – exclamó. – No todos – dijo un ermitaño desde la… Sigue leyendo

La debutante, Leonora Carrington

de

En la época que fui debutante, solía ir a menudo al parque zoológico. Iba tan a menudo que conocía más a los animales que a las chicas de mi edad. Era porque quería… Sigue leyendo

El lobo, Bárbara Korun

de

Y me es ajeno, ajeno, éste que es un lobo y carcome mi cuerpo desde abajo, mete su morro en todos los agujeros y lame, es extraño, tan extraño, me escondo, me contraigo… Sigue leyendo

Baudolino e Hipatia, Umberto Eco

de

El le acariciaba casi con violencia los cabellos, ella le había puesto las manos detrás de la nuca, luego había empezado a darle toquecitos en la cara con la lengua, lo estaba lamiendo… Sigue leyendo

Brillante silencio, Spencer Hols

de

Dos osos kodiak de Alaska formaban parte de un pequeño circo en que la pareja aparecía todas las noches en un desfile empujando un carro cubierto. A los dos les enseñaron a dar… Sigue leyendo

Leyenda, Suniti Namjoshi

de

Había una vez un monstruo hembra. Vivía en el fondo del mar, a seis mil metros de profundidad, y fue solo una leyenda hasta que un día los científicos se reunieron para pescarla.… Sigue leyendo

El ajolote, Juan Josè Arreola

de

  Acerca de ajolotes sólo dispongo de dos informaciones dignas de confianza. Una: el autor de las Cosas de la Nueva España; otra: la autora de mis días. ¡Simillima mulieribus!, exclamó el atento… Sigue leyendo

Los esclavos, Jaques Sternberg

de

En el comienzo, Dios creó al gato a su imagen y semejanza. Y, desde luego, pensó que eso estaba bien. Porque, de hecho, estaba bien. Salvo que el gato era holgazán y no… Sigue leyendo

Bienvenidos pájaros, Alexandra Domínguez

de

Tú no has nacido para la muerte, ¡inmortal pájaro!… John Keats He visto una luz posada sobre la línea en que respira un pájaro y he visto al niño cuya palabra azul nombra… Sigue leyendo

Fábula del unicornio, Wilfredo Machado

de

Cuando Noé vio el cuerno que sobresalía de la espesa crin en la frente, no dudó ni un instante sobre la identidad del animal que pedía humildemente ser aceptado en el Arca ante… Sigue leyendo

La peluda, Jorge Luis Borges

de

A orillas del Huisne, arroyo de apariencia tranquila, merodeaba durante la Edad Media la Peluda. Este animal habría sobrevivido el Diluvio, sin haber sido recogido en el arca. Era del tamaño de un… Sigue leyendo

Criaturas escritas, Melanie Taylor Herrera

de

La sirena nigromante del tamaño de un meñique agita su cola en la cazuela mientras taciturna cavila y urde cómo saltar fuera. A su lado hay una rana dorada con pintas verdes, sumamente… Sigue leyendo

El pulpo que no murió, Sakutaro Hagiwara

de

Un pulpo que agonizaba de hambre fue encerrado en un acuario por muchísimo tiempo. Una pálida luz se filtraba a través del vidrio y se difundía tristemente en la densa sombra de la… Sigue leyendo

Vida de la araña real, Henry Michaux

de

La araña real destruye su ambiente por digestión. ¿Y cuál digestión se preocupa por la historia y las relaciones personales del digerido? ¿Qué digestión pretende consignar todo esto por escrito? La digestión obtiene… Sigue leyendo

El gato, Héctor Murena

de

¿Cuánto tiempo lleva encerrado? La mañana de mayo velada por la neblina en que había ocurrido aquello le resultaba tan irreal como el día de su nacimiento, ese echo acaso más cierto que… Sigue leyendo

El ave fénix, San Alberto Magno

de

Quienes estudian la teología mística más que la naturaleza, escriben que existe el ave fénix en Arabia, en Oriente. Pero, dicen que esta ave vive sola en su especie sin mezcla de sexo… Sigue leyendo

Insectiada, Juan José Arreola

de

Pertenecemos a una triste especie de insectos, dominada por el apogeo de las hembras vigorosas, sanguinarias y terriblemente escasas. Por cada una de ellas hay veinte machos débiles y dolientes. Vivimos en fuga… Sigue leyendo

El aracnólogo, Ramón Gómez de la Serna

de

El entomólogo dedicado a las arañas vivía en un despacho lleno de telas de araña. La luz de su cuarto de trabajo parecía estar tamizada por demasiados visillos. El aracnólogo tenía unas pinzas… Sigue leyendo