Publicación de la categoría: La Corte de los Milagros

Los brazos de Kalim, Gabriel Jiménez Emán

de

Kalym se arrancó los brazos y los lanzó a un abismo. Al llegar a su casa, su mujer le preguntó sorprendida: “¿Qué has hecho con tus brazos?”. – Me cansé de ellos y… Sigue leyendo

El violinista y el verdugo, Fernando Ayala Poveda

de

Cansado del cielo, Jacob abandonó su castillo y regresó a la tierra. A medianoche penetró en la recámara del sargento Ordax, lo despertó con un golpe de sombra y le dijo: ¿Ya no… Sigue leyendo

La niebla, Agnieszka Kawecka

de

Salía de los rincones más oscuros, inundaba el aire. Nuestro jadeo cesó ante la imagen de la lechosa niebla, tan espesa como el bosque que nos rodeaba. –Hermoso paisaje, ¿no crees? –musitó, y… Sigue leyendo

La casa encantada, Anónimo europeo

de

Una joven soñó una noche que caminaba por un extraño sendero campesino, que ascendía por una colina boscosa cuya cima estaba coronada por una hermosa casita blanca, rodeada de un jardín. Incapaz de… Sigue leyendo

Una casa para siempre, Enrique Vila-Matas

de

De mi madre siempre supe poco. Alguien la mató en la casa de Barcelona, dos días después de que yo naciera. El crimen fue todo un misterio que creí dar por resuelto el… Sigue leyendo

Noticias antes de tiempo, Eduardo Berti

de

Andre Kertesz Un influyente matutino de Bruselas publicó, a lo largo de tres meses y a ritmo de una por día, una serie de breves informaciones de índole local -siempre arrinconadas en la… Sigue leyendo

Una novela para nervios sólidos, Macedonio Fernández

de

Se estaba produciendo una lluvia de día domingo, con completa equivocación porque estábamos en martes, día de semana seco por excelencia. Pero con todo esto no estaba sucediendo nada: la orden de huelga… Sigue leyendo

Los pezones de Amelia, Antonio Costa

de

Los pezones de Amelia son mágicos. Lo descubrió un día cuando fue al manicomio a visitar a un primo suyo. De repente, en el jardín, un enfermo se abalanzó sobre ella, le desgarró… Sigue leyendo

La cabeza de Bouso, Álvaro Cunqueiro

de

En el Times de Nueva York leí que a un hombre de Chicago, por más señas hijo de italianos, lo operaron en la cabeza, y le encontraron un hueso raro y suplementario. Esto… Sigue leyendo

Mujeres que encogen, Lily Myers

de

Desde el otro lado de la mesa de la cocina, mi madre sonríe con un vaso de vino tinto que se bebe en una taza medidora. Dice que no se priva, pero he… Sigue leyendo

Cabo Polonio, Abel Espil

de

Las sombras empañan sus ojos, el hombre sueña el aleph. En Ariel, todo está recuperado. Es un ser devenido al todo, lo real y lo soñado. Es el ayer y lo que tendrá… Sigue leyendo

Hemorroide, Etgart Keret

de

Esta es la historia de un hombre que sufrió de una almorrana. No de hemorroides, sino de una sola y triste almorrana. La almorrana empezó siendo pequeña y molesta, enseguida se hizo mediana… Sigue leyendo

Un tipo, Fabio Rodríguez de la Flor

de

Era bastante imbécil. Trabajaba en uno de esos parques temáticos. En invierno se vestía de Silvestre y en verano de Piolín. Los psiquiatras le diagnosticaron síndrome de doble personalidad. Era bastante imbécil. Sonreía… Sigue leyendo

Tránsito de horrores cotidianos, David Roas

de

La primera vez que lo vi yacía tranquilo en su ataúd. No aparentaba más de cincuenta años, cara anodina, traje barato. Nadie le velaba. Yo había entrado en la sala por error. Dos… Sigue leyendo

La luz es como el agua, Gabriel García Márquez

de

En Navidad los niños volvieron a pedir un bote de remos. -De acuerdo -dijo el papá, lo compraremos cuando volvamos a Cartagena. Totó, de nueve años, y Joel, de siete, estaban más decididos… Sigue leyendo

Riki-Baka, Lafcadio Hearn

de

Se llamaba Riki, que significa “fuerza-”, pero la gente lo llamaba Riki el Simple, o Riki el Tonto —“Riki-Baka”— porque su vida transcurría en una infancia perpetua. Por esa misma razón lo trataban… Sigue leyendo

La respuesta, Fredric Brown

de

Dwar Ev soldó solemnemente la última conexión. Con oro. Los objetivos de una docena de cámaras de televisión lo estaban observando, y el sub-éter se encargó de llevar por todo el Universo una… Sigue leyendo

El don, Juan José Ventura

de

Amparo tenía el don de escuchar los pensamientos ajenos. Desde bien niña poseía esta facultad, cultivada en secreto, y ahora, a sus 56 años, lo que podría haberle proporcionado riquezas y fama, era… Sigue leyendo