Publicación de la categoría: La poesia es un arma cargada de futuro

Amanecer, Roberto Bolaño

de

Créeme, estoy en el centro de mi habitación esperando que llueva. Estoy solo. No me importa terminar o no mi poema. Espero la lluvia, tomando café y mirando por la ventana un bello… Sigue leyendo

Hace mucho que hemos olvidado el escuchar, Nelly Sachs

de

Si El -en otro tiempo- nos hubiera plantado, plantado como hierba de dunas, en el mar eterno, creceríamos en pasturas tupidas, como la lechuga crece en el huerto. Aunque tengamos asuntos que nos… Sigue leyendo

Poema para tiranos, Lenore Kandel

de

los seres que sienten son incontables —prometo iluminarlos a todos Primer voto del budismo parece que debo amarte incluso a ti más fácil amar las cosas bonitas los niños las campanillas más fácil… Sigue leyendo

Yo de mayor quiero ser pequeña, María Monjas

de

Yo de mayor quiero ser pequeña; jugar al escondite y que me encuentren risueña, saltar a la pata coja, hacer el pino con las orejas, poner cara de camello y subirme a las… Sigue leyendo

Yo morí por la Belleza, Emily Dickinson

de

Yo morí por la Belleza, pero apenas estaba colocada en la tumba, cuando uno, que murió por la Verdad, fue tendido en un cercano lugar. Me preguntó en voz baja «por qué había… Sigue leyendo

Estrenando los días, Gioconda Belli

de

Estos días todo sos vos, tus brazos, tu palabra suave y este volcado y posesivo amor, invadiéndome sin resistencia, llenándome de arroyos para darte abrazos frescos, risueños, cantarinos y hacer saltar la risa… Sigue leyendo

La gracia perdida, Hugo Mujica

de

al final la casa es siempre atrás como el umbral de la despedida, el del adiós frente a un camino nunca trazado el del gesto inconcluso, la mitad olvidada. en medio de la… Sigue leyendo

El secreto, Raquel Jodorowsky

de

Ha pasado un siglo. Un día alguien levantará una piedra abandonada para estudiar el pasado del mundo. Y ahí debajo, ensombrecido estará mi poema. Nadie sabrá repetirlo. Sobre la tierra, nuevos hombres nuevos… Sigue leyendo

Vigilia de Moctezuma, Rodolfo Modern

de

En la noche del lobo los vientos de hierro agostaron las cosechas. En la noche del lobo algo estruja la garganta de la rosa. Los templos vacilan, y las quebradas columnas reflejan una… Sigue leyendo

Las muertas de mi país, Lety Elvir

de

De un tiempo para acá las muertas en mi país están por todos lados en los basureros, en las cunetas en los hospitales, en los presidios en el aire, en los sueños en… Sigue leyendo

Habrá llegado la hora, Francisco Morales Santos

de

Cuando en mi devastado país la primavera decida que ya es tiempo de florecer de nuevo, tendrá el abono de la osamenta humana que dispersó en todos lados la danza de la muerte.… Sigue leyendo

Entonces y además, Blas de Otero

de

Cuando el llanto, partido en dos mitades, cuelga, sombríamente, de las manos, y el viento, vengador, viene y va, estira el corazón, ensancha el desamparo. Cuando el llanto, tendido como un llanto silencioso,… Sigue leyendo

Agua negra, Jorge Palma

de

Agua negra que estás en el cielo y desciendes con furia en las bocas de los pobres… Agua de los desperdicios agua de las cloacas agua negra del dolor agua negra de las… Sigue leyendo

Eros/Poema, Lenore Kandel

de

¡Alabado sea el joven Eros que folla con todas las chicas! Sólo los dioses aman con tanta generosidad compartiendo su beatitud con todos ¡Alabado sea Eros! Aquel que ama tan sólo la belleza… Sigue leyendo

Letanía, Lina Zerón

de

Benditas las mujeres que protegen el fruto de su vientre asumiendo la parábola de su belleza bajo un delantal, aquellas que lavan su rostro con el manto de la rutina y aprenden a… Sigue leyendo

Con rabia en el corazón, Ana Greki

de

Ya no sé amar más que con rabia en el corazón es mi manera de prodigar amor es mi manera de vencer los dolores es mi manera de hacer arder las cenizas a… Sigue leyendo

No soy tuya, Sarah Teasdale

de

No soy tuya, tampoco perdida en ti, no estoy extraviada, aunque mi alma ansía extraviarse como la llama de una vela al mediodía, perderse como la nieve en el mar. Tú me amas,… Sigue leyendo

El cielo de Fresnes, Lasse Söderberg

de

Durante todo un invierno he visto el cielo de Fresnes, sucio y gris como el muro donde alguien se detuvo para que las piedras lo condenasen. Durante todo un invierno he andado por… Sigue leyendo