Publicación de la categoría: La poesia es un arma cargada de futuro

Entonces y además, Blas de Otero

de

Cuando el llanto, partido en dos mitades, cuelga, sombríamente, de las manos, y el viento, vengador, viene y va, estira el corazón, ensancha el desamparo. Cuando el llanto, tendido como un llanto silencioso,… Sigue leyendo

Agua negra, Jorge Palma

de

Agua negra que estás en el cielo y desciendes con furia en las bocas de los pobres… Agua de los desperdicios agua de las cloacas agua negra del dolor agua negra de las… Sigue leyendo

Eros/Poema, Lenore Kandel

de

¡Alabado sea el joven Eros que folla con todas las chicas! Sólo los dioses aman con tanta generosidad compartiendo su beatitud con todos ¡Alabado sea Eros! Aquel que ama tan sólo la belleza… Sigue leyendo

Letanía, Lina Zerón

de

Benditas las mujeres que protegen el fruto de su vientre asumiendo la parábola de su belleza bajo un delantal, aquellas que lavan su rostro con el manto de la rutina y aprenden a… Sigue leyendo

Con rabia en el corazón, Ana Greki

de

Ya no sé amar más que con rabia en el corazón es mi manera de prodigar amor es mi manera de vencer los dolores es mi manera de hacer arder las cenizas a… Sigue leyendo

No soy tuya, Sarah Teasdale

de

No soy tuya, tampoco perdida en ti, no estoy extraviada, aunque mi alma ansía extraviarse como la llama de una vela al mediodía, perderse como la nieve en el mar. Tú me amas,… Sigue leyendo

El cielo de Fresnes, Lasse Söderberg

de

Durante todo un invierno he visto el cielo de Fresnes, sucio y gris como el muro donde alguien se detuvo para que las piedras lo condenasen. Durante todo un invierno he andado por… Sigue leyendo

Melancolía, Pedro Miguel Obligado

de

Es otoño. Estoy solo. Pienso en ti. Caen las hojas… Vaga la melancolía de una pena que ignoro. El viento que estremece marchitas congojas, pasa como un recuerdo por el bosque sonoro. Es… Sigue leyendo

Clítoris (En toda inocencia), Fernando Arrabal

de

Ventana de la mar para la tempestad y sus olas Sol de la almendra para el dardo y sus trompetas Luna del crepúsculo para lo lascivo y sus caprichos Carne del impudor para… Sigue leyendo

El amor difícil, Luis García Montero

de

Quizá tú no me viste, quizá nadie me viese tan perdido, tan frío en esta esquina. Pero el viento pensó que yo era piedra y quiso con mi cuerpo deshacerse. Si pudiera encontrarte,… Sigue leyendo

Poema de la iluminación, Lenore Kandel

de

Hemos sido todos hermanos, hermafroditas como ostras concedimos nuestras perlas sin cuidado La propiedad no estaba inventada-todavía ni la culpa ni el tiempo Observamos el paso de las estaciones cristalinos como la nieve… Sigue leyendo

Debilidad de los músculos, Sonia Fides

de

Los muertos aunque nos cueste imaginarlo se acuerdan de nosotros a diario. Siguen nuestros pasos, esperan con los brazos cruzados a que cumplamos las promesas y a pesar de que nunca llegamos a… Sigue leyendo

Y la muerte no impondrá su reino, Dylan Thomas

de

Y la muerte no impondrá su reino. Desnudos hombres ya muertos se confundirán Con el hombre en el viento y la luna del oeste; Cuando los huesos sean descarnados y los ya mondados… Sigue leyendo

Análisis Tardío, Pier Paolo Pasolini

de

Sé bien, sé bien que estoy en el fondo de la fosa; que todo aquello que toco ya lo he tocado; que soy prisionero de un interés indecente; que cada convalecencia es una… Sigue leyendo

Si tengo que encontrarme en este cuerpo desnudo, Damsi Figueroa Verdugo

de

Que la cita sea a ciegas y a solas, en el bosque, sobre y bajo el gran abrazo de las hojas o en el templo invisible del desierto. Si he de hallarme y… Sigue leyendo

No fue un hombre, Carmen Callejo

de

A mí no me violó un hombre. A mí me violó una familia, un padre violando cada noche a una madre en el cuarto de al lado de una criatura que aprendía a… Sigue leyendo

Llueve, Joyce Mansour

de

Llueve en la concha azul de la ciudad Llueve y la mar se lamenta Los muertos lloran sin cesar sin razón sin pañuelo Se perfilan los árboles contra el cielo viajero exhibiendo sus… Sigue leyendo

Poema abierto a nuestro señor dios, Iván Malinowski

de

Padre nuestro Que estás en los cielos Aquí ya has hecho suficiente No te reprocho Las Cruzadas de la Inquisición Los Campos de Concentración Ni el terror de los justos en Brande Que… Sigue leyendo