El ciervo vampiro, Javier Tomeo

de

El ciervo atraviesa lentamente el calvero del bosque en busca del río donde abreva cada mañana. Sabe que su cabeza es un jeroglífico imposible de descifrar y se siente orgulloso de su cornamenta.… Sigue leyendo

Juventud, divino tesoro, Juan Goytisolo

de

Estaba en el anaquel superior de la librería, el de las obras poco frecuentadas, y lo rescaté del polvo. Un ejemplar que había sobrevivido milagrosamente a todos los cambios de domicilio y llevaba,… Sigue leyendo

Un tal Alonso de cuyo apellido no me puedo acordar, JCPozo

de

Cada quien lo suyo, eso es lo que yo digo. El pequeñín Alonso le tomó un terror cerval a los molinos de viento desde el día que, ignorando la advertencia de su padre,… Sigue leyendo

Casa Roja, Hermann Hesse

de

Casa roja, desde cuyo pequeño jardín y viñedo me llega el perfume de todo el sur de los Alpes ¡Muchas veces he pasado por delante de ti, y la primera vez mi afición… Sigue leyendo

Breve encuentro, Manuel Pastrana Lozano

de

–¿La molesto, si le pregunto… –lo miró sin sorpresa, quién sabe cuántas veces habían viajado juntos siguiendo siempre el mismo trayecto, frente a frente y en el mismo vagón. Era la primera vez… Sigue leyendo

Buen esqueleto, Maggie Smith

de

La vida es breve, aunque no se lo diga a mis hijos. La vida es breve, y he ido acortando la mía de mil deliciosas e insensatas maneras, mil deliciosamente insensatas maneras que… Sigue leyendo

El Castillo del diablo, Gerárd de Nerval

de

Voy a hablarles de uno de los más viejos habitantes de París: se llamó en otro tiempo el diablo Vauvert. De ahí surgió el proverbio: “¡Eso es en lo del diablo Vauvert! ¡Váyase… Sigue leyendo

La amiga de mamá, Ana Pérez Cañamares

de

La amiga de mamá llegaba a casa, con sus maletas cargadas de regalos y era como si la Navidad se hubiese presentado, fuera abril o septiembre. La amiga de mamá extendía mapas, repartía… Sigue leyendo

El país sin punta, Gianni Rodari

de

Juanito Pierdedía era un gran viajero. Viaja que te viaja, llegó una vez a un pueblo en que las esquinas de las casas eran redondas y los techos no terminaban en punta, sino… Sigue leyendo

Agujeros, Isabel Bono

de

A veces, si no hace viento, baja a leer el periódico al chiringuito de la playa. Shorts, gafas de sol para recogerse el pelo y unas chanclas, se ata una pulsera de cuero… Sigue leyendo

Los jueves, Monica Lavin

de

No debí hacerlo. No pude evitarlo, me bastaba verlos entrar con ese paso excitado y cauteloso: ella con el cuerpo garboso y las piernas largas y bien formadas, él, esbelto, con la mirada… Sigue leyendo

Amanecer, Roberto Bolaño

de

Créeme, estoy en el centro de mi habitación esperando que llueva. Estoy solo. No me importa terminar o no mi poema. Espero la lluvia, tomando café y mirando por la ventana un bello… Sigue leyendo

Dios y sus escribas, Jacques Ferron

de

Dios era muy inteligente; en todo caso, su amor propio se lo había demostrado. Creó al mundo y no se contentó con eso; contrató a unos escribas para describir su proeza. Los tomó… Sigue leyendo

Sobrevivir a tanto golpe, Margarita Schultz

de

Sobrevivir a tanto golpe como si todo naciera para morir y se impusiera el negro sabor de la muerte como única verdad inobjetable inocentes ilusiones de vida se yerguen fútiles y transitorias qué… Sigue leyendo

El tiempo, Juan José Millás

de

Entró en el dormitorio y vió a su mujer doblando el año 1997. «¿Qué haces?», preguntó. «Lo he rescatado de la basura», respondió ella, «por si nos hiciera falta más adelante». Dicho esto,… Sigue leyendo

Julian Jordanov

de

Blog

Confesiones de un ratón mosquetero, Doreen Tracey

de

Cuando tenía doce años entré a formar parte del primer grupo de Ratones Mosqueteros. Walt Disney me dijo: «Doreen, pertenecer a los Ratones Mosqueteros será probablemente lo más importante que hagas en tu… Sigue leyendo

Guerra, Voltaire

de

Un genealogista prueba que un Príncipe desciende en línea directa de un Conde cuyos padres habían hecho un pacto de familia, hace 300 o 400 años, con una casa cuyo recuerdo ni tan… Sigue leyendo