Las muertas de mi país, Lety Elvir

de

De un tiempo para acá las muertas en mi país están por todos lados en los basureros, en las cunetas en los hospitales, en los presidios en el aire, en los sueños en… Sigue leyendo

José Regueira, Álvaro Cunqueiro

de

Desde los ocho o nueve años, tenía todas las noches el mismo sueño, salvo que cenase castañas cocidas con leche fresca, que entonces tenía otro. El primer sueño consistía en que aparecía junto… Sigue leyendo

El diablo que iba a misa

de

Yo sé la historia de un diablo que iba a misa. Una vez, un diablo que iba a misa se encontró por el camino un haba, la cogió y se fue a la… Sigue leyendo

Habrá llegado la hora, Francisco Morales Santos

de

Cuando en mi devastado país la primavera decida que ya es tiempo de florecer de nuevo, tendrá el abono de la osamenta humana que dispersó en todos lados la danza de la muerte.… Sigue leyendo

Simulacro II, Cristina Peri Rossi

de

Hacía días que girábamos en la órbita lunar. Hacia un lado y hacia otro de la escotilla solamente divisábamos el intenso, infinito espacio azul universal. No experimentábamos ni calor ni frío. No sentíamos… Sigue leyendo

El trust de los fantasmas, Giovanni Papini

de

Hay médiums prodigiosos que consiguen emitir porciones de materia viviente llamada ectoplasma. En el estado de trance crean junto a sí miembros humanos y, a veces, criaturas enteras, de una materia casi fluida,… Sigue leyendo

La Inconclusa, JCPozo

de

Apenas cayó solitaria la esferita de cristal del último escalón, no sin antes haber alertado a todos los demás escalones con suaves golpecitos armoniosos en sus filos, y se desató por completo la… Sigue leyendo

¿Cuántos dedos tengo aquí?, Carlos Manuel Téllez

de

Colombina cree que un columpio le marcó la vida. Cierta vez, cuando venía de clases, dejé la mochilita en el césped, toqué sus asientitos, las cadenas caídas el propio peso atadas por sus… Sigue leyendo

Alberto Martini

de

Alberto Martini fue un pintor, diseñador, grabador e ilustrador gráfico italiano. Según la crítica, su obra transcurre de lo “elegante y épico” a lo “grotesco y macabro”. Martini es considerado uno de los… Sigue leyendo

Un reportaje sensacional, Mark Twain

de

El joven, nervioso, apuesto y jovial, aceptó la silla que le ofrecí, dijo pertenecer al cuerpo de redacción de La Tempestad, y agregó: —Supongo que no molesto… He venido a hacerle un reportaje.… Sigue leyendo

Entonces y además, Blas de Otero

de

Cuando el llanto, partido en dos mitades, cuelga, sombríamente, de las manos, y el viento, vengador, viene y va, estira el corazón, ensancha el desamparo. Cuando el llanto, tendido como un llanto silencioso,… Sigue leyendo

El androide asesino, Arquímedes González

de

Yo soy Robocop. Hace poco me detuvieron nueve agentes de la policía en el Callejón de la Muerte en un mercado de Managua y ahora me acusan de cortarle la cabeza a un… Sigue leyendo

Agua negra, Jorge Palma

de

Agua negra que estás en el cielo y desciendes con furia en las bocas de los pobres… Agua de los desperdicios agua de las cloacas agua negra del dolor agua negra de las… Sigue leyendo

Maria Svarbova

de

Blog

La muerte, Arthur Schopenhauer

de

La muerte es el genio inspirador, el Muságetas de la filosofía… Sin ella difícilmente se hubiera filosofado. Nacimiento y muerte pertenecen igualmente a la vida y se contrapesan. El uno es la condición… Sigue leyendo

Eros/Poema, Lenore Kandel

de

¡Alabado sea el joven Eros que folla con todas las chicas! Sólo los dioses aman con tanta generosidad compartiendo su beatitud con todos ¡Alabado sea Eros! Aquel que ama tan sólo la belleza… Sigue leyendo

Anton de Cidrán, Anxel Fole

de

Aunque les parezca mentira, el señor de Sabarei hablaba muchas veces conmigo, mano a mano, como si fuera mi igual. Era el hombre más cumplido del mundo. Me contó esto en Lugo, en… Sigue leyendo

Letanía, Lina Zerón

de

Benditas las mujeres que protegen el fruto de su vientre asumiendo la parábola de su belleza bajo un delantal, aquellas que lavan su rostro con el manto de la rutina y aprenden a… Sigue leyendo