El canto de las sirenas, Mario Arregui

de

Cierta noche Juan soñó un sueño. Soñó que él y once hombres más habían sido condenados a muerte. Los doce fueron alineados a lo largo de un paredón altísimo, con las manos atadas… Sigue leyendo

La música nunca oida, Raúl Renán

de

En una banca del parque, acomodados los tres hombres, se dicen travesuras de palabras. Ríen por turnos como rondan su cigarrillo de mariguana. Cuando éste se termina en un ascua de papel que… Sigue leyendo

Párrafos trocados, Graham Greene

de

Una vez estaba tendido en la cama del dormitorio, llorando bajo las sábanas porque era la primera semana del trimestre y todavía faltaban doce infinitas semanas para las vacaciones. Y yo tenía miedo… Sigue leyendo

El esposo complaciente, Marques de Sade

de

Toda Francia se enteró de que el príncipe de Bauffremont tenía, poco más o menos, los mismos gustos que el cardenal del que acabamos de hablar. Le habían dado en matrimonio a una… Sigue leyendo

Perspectiva, Robert Cialdini

de

Queridos mamá y papá: Desde que marché a la universidad he estado escribiendo poco, y siento haber sido tan inconsciente. Os pondré al día ahora, pero antes de que sigáis leyendo, por favor… Sigue leyendo

La conciencia, Juan José Millas

de

En la antigüedad teníamos más metros cuadrados que cosas. Ahora, en cambio, tenemos más cosas que metros cuadrados. Hace años, podías recorrer un pasillo de 15 metros sin tropezar con un solo mueble.… Sigue leyendo

Sor Juana Inés de la Cruz, Marra PL. Lanot

de

Te fascinó aprender muchas cosas, tú, la niña de México, en los años mil quinientos cuando la educación para las mujeres significaba cocinar, cocer y lavar ropa y, encima, ser silenciosa. Te encantó… Sigue leyendo

Bala en el cerebro, Tobias Wolff

de

Anders llegó al banco poco antes de la hora de cierre, así que por supuesto la cola era interminable y quedó ubicado detrás de dos mujeres que, con su estridente y estúpida conversación,… Sigue leyendo

El ciervo vampiro, Javier Tomeo

de

El ciervo atraviesa lentamente el calvero del bosque en busca del río donde abreva cada mañana. Sabe que su cabeza es un jeroglífico imposible de descifrar y se siente orgulloso de su cornamenta.… Sigue leyendo

Juventud, divino tesoro, Juan Goytisolo

de

Estaba en el anaquel superior de la librería, el de las obras poco frecuentadas, y lo rescaté del polvo. Un ejemplar que había sobrevivido milagrosamente a todos los cambios de domicilio y llevaba,… Sigue leyendo

Un tal Alonso de cuyo apellido no me puedo acordar, JCPozo

de

Cada quien lo suyo, eso es lo que yo digo. El pequeñín Alonso le tomó un terror cerval a los molinos de viento desde el día que, ignorando la advertencia de su padre,… Sigue leyendo

Casa Roja, Hermann Hesse

de

Casa roja, desde cuyo pequeño jardín y viñedo me llega el perfume de todo el sur de los Alpes ¡Muchas veces he pasado por delante de ti, y la primera vez mi afición… Sigue leyendo

Breve encuentro, Manuel Pastrana Lozano

de

–¿La molesto, si le pregunto… –lo miró sin sorpresa, quién sabe cuántas veces habían viajado juntos siguiendo siempre el mismo trayecto, frente a frente y en el mismo vagón. Era la primera vez… Sigue leyendo

Buen esqueleto, Maggie Smith

de

La vida es breve, aunque no se lo diga a mis hijos. La vida es breve, y he ido acortando la mía de mil deliciosas e insensatas maneras, mil deliciosamente insensatas maneras que… Sigue leyendo

El Castillo del diablo, Gerárd de Nerval

de

Voy a hablarles de uno de los más viejos habitantes de París: se llamó en otro tiempo el diablo Vauvert. De ahí surgió el proverbio: “¡Eso es en lo del diablo Vauvert! ¡Váyase… Sigue leyendo

La amiga de mamá, Ana Pérez Cañamares

de

La amiga de mamá llegaba a casa, con sus maletas cargadas de regalos y era como si la Navidad se hubiese presentado, fuera abril o septiembre. La amiga de mamá extendía mapas, repartía… Sigue leyendo

El país sin punta, Gianni Rodari

de

Juanito Pierdedía era un gran viajero. Viaja que te viaja, llegó una vez a un pueblo en que las esquinas de las casas eran redondas y los techos no terminaban en punta, sino… Sigue leyendo

Agujeros, Isabel Bono

de

A veces, si no hace viento, baja a leer el periódico al chiringuito de la playa. Shorts, gafas de sol para recogerse el pelo y unas chanclas, se ata una pulsera de cuero… Sigue leyendo