Dirección, Sohrab Sepehri

girl_by_martasyrko-d7ws9xy¿Dónde está la casa del Amigo?

Fue al alba cuando el jinete hizo la pregunta.
El cielo se detuvo, el transeúnte entregó a las tinieblas de arena
la rama de luz que tenía en los labios,
luego señaló con el dedo un sauce blanco y dijo:

“Antes de llegar al árbol hay una alameda…
más verde que el sueño de Dios
de donde el amor es tan azul como el plumaje de la sinceridad.
Irás hasta el final de esta calle que aparece pasada la adolescencia,
luego torcerás hacia la flor de la soledad.
A dos pasos de la flor,
te detendrás al pie del alto surtidor de los mitos de la tierra.
Allí te envolverá un pánico transparente,
en la intimidad fluida del espacio oirás cierto crujido,
verás a un niño encaramado en un pino alto
dispuesto a coger los polluelos del nido de la luz
y le preguntarás:

“Dónde está la casa del Amigo?”

El ladrón depositario, Qâbus

Glenrowan 1966-7 by Sir Sidney Nolan 1917-1992Cuentan que un hombre salió de casa muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, para ir a los baños. En el camino vio a un amigo y le dijo: “¿Me acompañarías a los baños?”. El amigo respondió que con gusto lo haría, pero que estaba muy atareado. De modo que sólo lo acompañó unos metros y, al llegar a la intersección de dos calles, se fue sin avisar.

Al mismo tiempo, un ladrón seguía al hombre que iba a los baños; lo estudiaba con la intención de robarle. El hombre vio al ladrón pero, como estaba muy oscuro, supuso que era su amigo que aún lo escoltaba. El hombre llevaba cien dinares metidos en una manga y atados con un pañuelo. Los extrajo y se los tendió al ladrón diciéndole: “Hermano, te dejo este dinero para que me lo cuides mientras voy a los baños”. El ladrón tomó el dinero y no se movió de donde estaba.

Yá había amanecido cuando el hombre salió de los baños. Al verlo, el ladrón lo llamó: “Aquí tiene su dinero señor. Hoy no trabajé por cuidárselo”. Desconcertado, el hombre exigió explicaciones. “Soy un ladrón y usted me dio este dinero”. “Si es un ladrón, ¿por qué no me lo robó?”. “Si lo hubiese obtenido con mi arte, no se lo habría devuelto. Pero usted me lo confió en depósito y no quise faltar a mi palabra”.

Amor, Hasan Ibn Hani al-Hakamí

1

Porque el amor es nube sobre mí
y torrentes debajo
y me hunde los pies
y me cae cual diluvio.

Como una ciudad, como una tribu,
me envuelve la pasión;
encuentra la nostalgia
su albergue y su descanso
aquí, en mi corazón.

Y en torno mío, tan sólo,
hay vientos circulando.

Yalal ad-Din Muhammad Rumi

Mikael Lafontan

Dondequiera que estés, sea cual sea tu condición y hagas lo que hagas,
sé siempre un buen amante


El movimiento de las olas,
día y noche, viene del mar,
tú ves las olas, pero, ¡qué extraño!
no ves el mar.


Cada momento se precipita hacia nosotros desde todas partes
la convocatoria del Amor.
¿Quieres venir con nosotros?
No es momento para quedarse en casa,
sino para salir y entregarse al jardín…


Una persona no está enamorada
si el amor no ilumina su Alma.
No es un amante
si no gira como las estrellas alrededor de la luna.


Excepto el amor intenso, excepto el amor,
no tengo otro trabajo;
Salvo el amor tierno, salvo el amor tierno,
no siembro otra semilla.


Esas palabras tiernas que nos decimos uno al otro
están guardadas en el corazón secreto del paraíso.
Un día como la lluvia, ellas caerán y mojarán todo y
su misterio crecerá verde sobre el mundo.


Cuando estoy contigo, estamos despiertos toda la noche
Cuando no estás, no puedo dormir
¡ Que Dios bendiga estas dos insomnias !
y la diferencia entre ellas


La Belleza del corazón
es la belleza duradera:
sus labios brindan
el agua de vida para beber.
Verdadera es el agua,
quien la vierte,
y quien la bebe.
Los tres se vuelven uno
cuando tu talismán está hecho añicos.
Esa unidad no la puedes conocer
por medio de la razón.


¿Quién hace estos cambios?
Disparo una flecha a la derecha
Cae a la izquierda.
Cabalgo tras de un venado y me encuentro
perseguido por un cerdo.
Conspiro para conseguir lo que quiero
Y termino en la cárcel.
Cavo fosas para atrapar a otros
y me caigo en ellas.
Debo sospechar
de lo que quiero.


Noche y día el Mar tiene espuma.
Ves la superficie espumosa, pero no el Mar.
¡Qué increíble!
Estamos chocando unos con otros como barcos:
nuestros ojos están a oscuras, aunque el agua esté clara.
Dormidos en el bote del cuerpo, flotamos
ajenos al Agua del agua.
El agua tiene un Agua que la conduce;
el espíritu tiene un Espíritu que lo llama.


Deja tus preocupaciones
y ten un corazón completamente limpio,
como la superficie de un espejo
que no contiene imágenes.
Si quieres un espejo claro,
contémplate
y mira la verdad sin vergüenza,
reflejada por el espejo.


Si es posible el metal pulir,
hasta que parezca un espejo,
¿Cuánto es posible pulir,
del corazón el espejo?
Difieren solo en un punto
el corazón y el espejo,
el corazón secretos oculta
ninguno guarda el espejo.


La muerte pone fin a la angustia de la vida.
Y, sin embargo, la vida tiembla ante la muerte…
Así tiembla un corazón ante el amor,
como si sintiera la amenaza de su fin.
Porque allí donde despierta el amor,
muere el Yo, el oscuro déspota.


A través de la eternidad
La Belleza descubre Su forma exquisita
En la soledad de la nada;
coloca un espejo ante Su Rostro
y contempla Su propia belleza.
Él es el conocedor y lo conocido,
el observador y lo observado;
ningún ojo excepto el Suyo
ha observado este Universo.


Siempre que la Belleza mira,
el Amor también está allí;
siempre que la belleza muestre una mejilla sonrosada
el Amor enciende su fuego con esa llama.
Cuando la belleza mora en los oscuros vallecitos de la noche
el Amor viene y encuentra un corazón
enredado en los cabellos.
La Belleza y el Amor son cuerpo y alma.
La Belleza es la mina, el Amor, el diamante.
Juntos han estado
desde el principio de los tiempos,
lado a lado, paso a paso.


No vayas a ningún lado sin mí.
No dejes que nada suceda en el cielo aparte de mí,
o sobre la tierra, en este mundo o en aquel otro,
sin mi ser en su suceso.
Visión, no veas nada que yo no vea.
Lengua, no digas nada.
La manera en que la noche se conoce con la luna,
sé eso conmigo. Sé la rosa
más cercana a la espina que soy .
Quiero sentirme en ti cuando pruebes la comida,
en el arco de tu mazo cuando trabajes,
cuando visites amigos, cuando tú solo
subas al techo por la noche.
Nada hay peor que caminar por la calle
sin ti. No sé a dónde voy.
Tú eres el camino, y el conocedor de caminos,
más que mapas, más que amor.

Yo, Nazik Al-Malaika


Beate Sass

Yo
La noche se pregunta quién soy yo.
Yo soy su secreto profundo, inquieto
y negro, su secreto rebelde.
He escondido mi esencia en el silencio.
He envuelto el corazón en conjeturas.
Y me he quedado aquí, pálida, inerte,
viendo cómo los siglos se preguntan
quién soy.

El viento se pregunta quién soy yo.
Soy un soplo asombrado, renegada del tiempo,
y, lo mismo que él, no tengo sitio.
Seguimos caminando sin final,
pasando eternamente, y al llegar a la cumbre,
encontramos tan sólo el fin de la miseria;
entonces, el vacío.

El tiempo se pregunta quién soy yo.
Como él, una orgullosa que devora las eras,
y las dota de vida nuevamente.
Creo el lejano pasado
de una esperanza fácil, seductora,
para volver yo misma a sepultarlo.
Y así poder forjarme un ayer diferente,
y de helado mañana.

La esencia se pregunta quién soy yo.
Como ella, marcho fija en las tinieblas,
sin que nada la paz me proporcione.

Yo sigo preguntando, y la respuesta
sigue siendo también un espejismo.
Y aunque la creo cercana -como siempre-
al llegar a su lado, se ha disuelto.
Desaparece. Muere.