Archivo de etiqueta: Italia

El diablo que iba a misa

de

Yo sé la historia de un diablo que iba a misa. Una vez, un diablo que iba a misa se encontró por el camino un haba, la cogió y se fue a la… Sigue leyendo

El trust de los fantasmas, Giovanni Papini

de

Hay médiums prodigiosos que consiguen emitir porciones de materia viviente llamada ectoplasma. En el estado de trance crean junto a sí miembros humanos y, a veces, criaturas enteras, de una materia casi fluida,… Sigue leyendo

Alberto Martini

de

Alberto Martini fue un pintor, diseñador, grabador e ilustrador gráfico italiano. Según la crítica, su obra transcurre de lo “elegante y épico” a lo “grotesco y macabro”. Martini es considerado uno de los… Sigue leyendo

De moscas y avispas, Niccoló Ammaniti

de

Una mañana me quedé en casa fingiendo dolor de cabeza y vi por la tele un documental sobre insectos imitadores. En no sé qué parte de los trópicos vive una mosca que imita… Sigue leyendo

¿Quien eres? Giovanni Papini

de

El asunto empezó de un modo muy sencillo. Una mañana no recibí ni siquiera una carta. Hacía muchísimos años que no me ocurría eso y quedé sorprendido y amoscado. Me importaba enormemente la… Sigue leyendo

La pesadilla de Aristóteles, Carlo Frabetti

de

En cierta ocasión, le preguntaron a Aristóteles: “Si pudieras pedir un deseo en beneficio de la humanidad, ¿qué les pedirías a los dioses?”, y él contestó que les pediría que unificaran el significado… Sigue leyendo

Análisis Tardío, Pier Paolo Pasolini

de

Sé bien, sé bien que estoy en el fondo de la fosa; que todo aquello que toco ya lo he tocado; que soy prisionero de un interés indecente; que cada convalecencia es una… Sigue leyendo

Muerte accidental de un anarquista, Dario Fo

de

¿Y quién defiende lo contrario? Lo admito, nuestra sociedad se divide en clases, incluso en lo tocante a testigos: los hay de primera, segunda y tercera categoría. No tiene que ver con la… Sigue leyendo

Lo sé, pero no debería, Marina Colasanti

de

Sé que la gente se acostumbra. Pero no debería. La gente se acostumbra a vivir en un apartamento interior y a no tener otra vista que no sea las ventanas de alrededor. Y… Sigue leyendo

Tengo flores y de noche invito a los álamos, Salvatore Quasimodo

de

Mi sombra está sobre otro muro de hospital. Tengo flores y de noche invito a los álamos y a los plátanos del parque, árboles de hojas caídas, no amarillas, casi blancas. Las monjas… Sigue leyendo

Yo, Galileo, hijo de Vicenzo Gal

de

Yo, Galileo, hijo de Vicenzo Galileo de Florencia, a la edad de 70 años, interrogado personalmente en juicio y postrado ante vosotros, Eminentísimos y Reverendísimos Cardenales, en toda la República Cristiana contra la… Sigue leyendo

La soledad de los números primos, Paolo Giordano

de

Los números primos sólo son exactamente divisibles por 1 y por sí mismos. Ocupan su sitio en la infinita serie de los números naturales y están, como todos los demás, emparedados entre otros… Sigue leyendo

Giovanni Martoglio

de

Así que Usted comprenderá, Claudio Magris

de

Me imaginaba sus quejas, un hombre acabado, un poeta al que le han robado el tema; habría pensado que esa conjura cósmica era toda una maniobra contra él, para hacerle morder el polvo,… Sigue leyendo

Su libro ha sido… Umberto Eco

de

Qué habría ocurrido con si hubieran tenido que vérselas con la maquinaria editorial moderna. La Biblia, Anónimo Debo decir que cuando comencé a leer el manuscrito, y durante las primeras cien páginas, me… Sigue leyendo

Bendito sea el año, Francesco Petrarca

de

Bendito sea el año, el punto, el día, la estación, el lugar, el mes, la hora y el país, en el cual su encantadora mirada encadenóse al alma mía. Bendita la dulcísima porfía… Sigue leyendo

La avispa en la botella, Miguel Angel

de

Como la médula en su envoltorio, estoy aislado, pobre, solitario, espíritu de vino en la botella (alcohol etílico, alcohol ordinario). Mi residencia sepulcral impide la expansión de mi pensamiento, las arañas y sus… Sigue leyendo

Baudolino e Hipatia, Umberto Eco

de

El le acariciaba casi con violencia los cabellos, ella le había puesto las manos detrás de la nuca, luego había empezado a darle toquecitos en la cara con la lengua, lo estaba lamiendo… Sigue leyendo