Famoso Como La Luna, relato tibetano

Matthias Schrader

Un hombre muy pobre, despuès de mucho trabajo, consiguó acumular todo un saco de grano. Se sentìa orgulloso de sí mismo y cuando llegó a casa cogió una cuerda y colgó el saco de una viga para que estuviera a salvo de ratas y ladrones. Después se echó a dormir justo debajo para mayor seguridad. Mientras yacìa acostado, su mente divagó. Si vendo el grano en pequeñas cantidades, se dijo, obtendré mayor beneficio. Asì podré comprar más grano y repetir el negocio, y muy pronto me haré rico y seré una persona influyente en la comunidad. Las chicas se prendarán de mí. Me casaré con una mujer hermosa y muy pronto tendremos un hijo. Habrá de ser un nño, … pero ¿qué nombre vamos a ponerle?. Paseó la mirada por el cuarto y la detuvo en un ventanuco tras el cual se veía ascender la Luna.
¡Qué signo más auspicioso!, pensó. Eso si que es un buen nombre. Lo llamaré Famoso Como La Luna.
Mientras se entregaba a sus fantasías, una rata logró trepar hasta el saco de grano, royó la cuerda que lo sostenía, el saco cayó del techo y mató al instante al soñador, al tiempo que pronunciaba el nombre de su futuro hijo.
Quien serìa Famoso Como La Luna nunca llegó a nacer.