Archivo de etiqueta: España

El tiempo, Juan José Millás

de

Entró en el dormitorio y vió a su mujer doblando el año 1997. «¿Qué haces?», preguntó. «Lo he rescatado de la basura», respondió ella, «por si nos hiciera falta más adelante». Dicho esto,… Sigue leyendo

Sí, señor, Emilia Pardo Bazán

de

Lo que voy a contar no lo he inventado. Si lo hubiese inventado alguien, si no fuese la exacta verdad, digo que bien inventado estaría; pero también me corresponde declarar que lo he… Sigue leyendo

Si tuviera una vagina, Luis Fernández

de

Si yo tuviera una vagina.Y, digamos, esta noche tuviera una cita con “el hombre de mi vida” (forma muy común de etiquetar al sujeto del encuentro cuando se tiene vagina), tendría por ley… Sigue leyendo

La niebla, Miguel Torija Martí

de

Si te pudiera contestar, te contestaría que sí que recuerdo la última vez que estuvimos aquí. Te diría que no he olvidado el día, la noche, que comenzamos por segunda vez. El día,… Sigue leyendo

La niña, Juan Ramón Jiménez

de

La niña llegó en el barco de carga. Tenía la naricilla gorda, hinchada, y los ojos de otro color que los suyos. En el pecho le habían puesto una tarjeta que decía: “Sabe… Sigue leyendo

Yo de mayor quiero ser pequeña, María Monjas

de

Yo de mayor quiero ser pequeña; jugar al escondite y que me encuentren risueña, saltar a la pata coja, hacer el pino con las orejas, poner cara de camello y subirme a las… Sigue leyendo

Rigor Mortis, Pablo Martín Sánchez

de

Llevaba unos tejanos rotos y una camiseta naranja con un dibujo del Pato Donald. Por eso me sorprendió cuando apareció en mi cuarto y me dijo: —Hola, soy la Muerte. Había que ganar… Sigue leyendo

Las Pilis, Gonzalo Torrente Malvido

de

Pilar cerró y sacudió el paraguas mientras empujaba la puerta con el hombro. El mercado estaba en pleno bullicio; el pasillo de la fruta abarrotado y el vocerío pugnaba con el estrépito del… Sigue leyendo

La sensatez, Quim Monzó

de

Cada vez que la mujer juiciosa se acuesta con alguien le cuenta al novio que lo ha hecho no por un ataque circunstancial de lubricidad, sino porque se ha enamorado. No es que… Sigue leyendo

José Regueira, Álvaro Cunqueiro

de

Desde los ocho o nueve años, tenía todas las noches el mismo sueño, salvo que cenase castañas cocidas con leche fresca, que entonces tenía otro. El primer sueño consistía en que aparecía junto… Sigue leyendo

¿Cuántos dedos tengo aquí?, Carlos Manuel Téllez

de

Colombina cree que un columpio le marcó la vida. Cierta vez, cuando venía de clases, dejé la mochilita en el césped, toqué sus asientitos, las cadenas caídas el propio peso atadas por sus… Sigue leyendo

Entonces y además, Blas de Otero

de

Cuando el llanto, partido en dos mitades, cuelga, sombríamente, de las manos, y el viento, vengador, viene y va, estira el corazón, ensancha el desamparo. Cuando el llanto, tendido como un llanto silencioso,… Sigue leyendo

Anton de Cidrán, Anxel Fole

de

Aunque les parezca mentira, el señor de Sabarei hablaba muchas veces conmigo, mano a mano, como si fuera mi igual. Era el hombre más cumplido del mundo. Me contó esto en Lugo, en… Sigue leyendo

Carrusel, Rosana Alonso

de

Jefe decidió un día que Gordo debía bajarse, lo consideraba una carga no útil porque apenas se movía y no se ganaba el sustento, así lo dijo. Todos asentimos porque Jefe ya estaba… Sigue leyendo

Paraguas, Raúl Vacas

de

Me he comprado un paraguas del color del cielo para albergar todas tus lágrimas. Sólo así tu tristeza más reciente también será mía, y tu dolor ocupará mi sombra. Puede que aquel paraguas… Sigue leyendo

Intransigencia, Julia Otxoa

de

  Realmente aquel hombre se obstinaba en no querer entender. Mientras enfurecido me daba puntapiés en las costillas y riñones, me insultaba y me perseguía por toda la casa, incapaz de soportar la… Sigue leyendo

Clítoris (En toda inocencia), Fernando Arrabal

de

Ventana de la mar para la tempestad y sus olas Sol de la almendra para el dardo y sus trompetas Luna del crepúsculo para lo lascivo y sus caprichos Carne del impudor para… Sigue leyendo

Guía de extraviados, Juan Gracia Armendáriz

de

Ella y yo nos encontramos una noche en una cafetería. Nunca antes nos habíamos visto, y al poco tiempo ya vivíamos juntos. El piso no tiene más de cincuenta metros cuadrados, pero una… Sigue leyendo