Archivo de etiqueta: México

El circo, Hugo Hiriart

de

Damas y caballeros, salgan de esa postración y esa molicie y pasen, por módico precio, al espeluzne nunca visto de Tomasito, el iceberg asesino y chocador que va a la deriva en la… Sigue leyendo

Perfil de mujer, Rowena Bali

de

La paciente afirma que un día amaneció pensando, comiendo con cuchara, antes ocurrieron muchas cosas que no vivió, sólo le queda la clara sensación de que en un tiempo anterior a sus dos… Sigue leyendo

El loco enamorado

de

En una tarde encendida y bajo la sombra de una higuera, echado se hallaba un loco enamorado que venía amarrado a un muy cansado deseo. Se despatarraba en la yerba, exhausto de tanta… Sigue leyendo

El becado, Guillermo Bustamante Zamudio

de

Para llegar a tu destino, primero debes recorrer la mitad del camino. Y para recorrer la mitad del camino, estás obligado a andar la cuarta parte. Y para andar la cuarta parte, indefectiblemente… Sigue leyendo

La música nunca oida, Raúl Renán

de

En una banca del parque, acomodados los tres hombres, se dicen travesuras de palabras. Ríen por turnos como rondan su cigarrillo de mariguana. Cuando éste se termina en un ascua de papel que… Sigue leyendo

Un tal Alonso de cuyo apellido no me puedo acordar, JCPozo

de

Cada quien lo suyo, eso es lo que yo digo. El pequeñín Alonso le tomó un terror cerval a los molinos de viento desde el día que, ignorando la advertencia de su padre,… Sigue leyendo

Los jueves, Monica Lavin

de

No debí hacerlo. No pude evitarlo, me bastaba verlos entrar con ese paso excitado y cauteloso: ella con el cuerpo garboso y las piernas largas y bien formadas, él, esbelto, con la mirada… Sigue leyendo

Los diablos no duermen, JCPozo

de

Los diablos no duermen, sus deseos de maldad los mantiene despiertos. El insomnio de la venganza contra su propia naturaleza se les agolpa en la cabeza, el martilleo incrementa la sed de rencor.… Sigue leyendo

El soliloquio del espejo, Efrén Rebolledo

de

Mi alma es la luz, sin la luz yo no sería. ¿Qué es sin el alma el cuerpo? Materia sin vida, cadáver, substancia inerte. Y de igual modo que el espíritu es causa… Sigue leyendo

La Inconclusa, JCPozo

de

Apenas cayó solitaria la esferita de cristal del último escalón, no sin antes haber alertado a todos los demás escalones con suaves golpecitos armoniosos en sus filos, y se desató por completo la… Sigue leyendo

Letanía, Lina Zerón

de

Benditas las mujeres que protegen el fruto de su vientre asumiendo la parábola de su belleza bajo un delantal, aquellas que lavan su rostro con el manto de la rutina y aprenden a… Sigue leyendo

Seducción, JCPozo

de

Una mujer hermosa al pasar rociaba de aroma de rosas el jardín de las miradas. Un joven apuesto y tuerto se le acercó diciendo que el otro ojo daría con tal de tenerla… Sigue leyendo

Una pequeña historia de amor, Rogelio Guedea

de

Sobre el viejo radio de la abuela Petra tenemos, mi mujer y yo, una parejita de muñecos de porcelana. No sé cómo llegarían hasta ahí, pero los muñequitos están vestidos a la usanza… Sigue leyendo

Sinestesio, JCPozo

de

Sinestesio era un experto de las sensaciones. Tenía el don de sentir, con exactitud, el sentimiento de alguien en el instante mismo que ese sentir era arrancado por alguna palabra o acción suya.… Sigue leyendo

Collage: Justicia a la mexicana, JCPozo

de

Extra: ¡Los quemaron en medio de una noche de lluvia torrencial; no se han hallado los restos! ¡Seis puñaladas en la espalda y se cree que fue suicidio! ¡La levantaron fuera de su… Sigue leyendo

Sencilla mujer de mediodía, Guillermo Samperio

de

Esta sencilla mujer de mediodía, además de largos pasadores naranja en su cabello, tiene el extraño nombre de Violeta. Se puede encontrar a Violeta entre paredes caseras, saliendo de alguna puerta color tabaco,… Sigue leyendo

Noble campaña, Gregorio López y Fuentes

de

El pueblo se vistió de domingo en honor de la comisión venida de la capital de la República: manta morena, banderas, flores, música. De haberse podido, hasta se hubiera purificado el aire, pero… Sigue leyendo

¿Tengo que cambiar?, JCPozo

de

“Tengo que cambiar” se dijo el hombre ancestral. “Ya no puedo andar de aquí para allá y dejarme arrastrar por donde me lleve el viento; ya me cansé de siempre dejar la vida… Sigue leyendo