Undine, Abelardo Castillo

de

Francisco Solares La sirenita viene a visitarme de vez en cuando. Me cuenta historias que cree inventar, sin saber que son recuerdos. Sé que es una sirena, aunque camina sobre dos piernas. Lo… Sigue leyendo

Muerte constante más allá del amor, Gabriel García Márquez

de

Al senador Onésimo Sánchez le faltaban seis meses y once días para morirse cuando encontró a la mujer de su vida. La conoció en el Rosal del Virrey, un pueblecito ilusorio que de… Sigue leyendo

La dama frente al espejo, Álvaro Menén Desleal

de

Erika Pham Al entrar al Salón de los Espejos, la bonita señora no pudo resistir el impulso de mirarse. Por lo demás, es un impulso natural, y su comisión no conlleva nada delictivo… Sigue leyendo

Los indios de México: La última trinchera, Fernando Benítez

de

José Pablo Fernández Cueto El costumbre. Las velas y los cohetes tienen una gran demanda entre los indios. Estaba en una tienda de San Antonio cuando llegó una numerosa familia indígena. Los hombres… Sigue leyendo

El ganador, Enrique Anderson Imbert

de

Wojtek Aleksandrowicz Bandidos asaltan la ciudad de Mexcatle y ya dueños del botín de guerra emprenden la retirada. El plan es refugiarse al otro lado de la frontera, pero mientras tanto pasan la… Sigue leyendo

Caronte, Lord Dunsany

de

Caronte se inclinó hacia delante y remó. Todas las cosas eran una con su cansancio. Para él no era una cosa de años o de siglos, sino de ilimitados flujos de tiempo, y… Sigue leyendo

Dejar a Matilde, Alberto Moravia

de

  Un amigo mío camionero ha escrito en el cristal del parabrisas: “Mujeres y motores, alegrías y dolores”. No digo yo que no tenga sus buenas razones para decir que los dolores y… Sigue leyendo

LA MEMORIA DEL MUNDO, Pedro Ugarte

de

Después de la Gran Detonación llegaron las plagas, las guerras y el hambre. En unos pocos meses millones de seres humanos desaparecieron y sólo con el tiempo pequeñas partidas de supervivientes lograron vencer… Sigue leyendo

Roberto Ferri

de

Beber veneno, Lope de vega

de

Desmayarse, atreverse, estar furioso, áspero, tierno, liberal, esquivo, alentado, mortal, difunto, vivo, leal, traidor, cobarde y animoso; no hallar fuera del bien centro y reposo, mostrarse alegre, triste, humilde, altivo, enojado, valiente, fugitivo,… Sigue leyendo

El pan ajeno, Varlam Tíjonovich Shalámov

de

Aquel era un pan ajeno, el pan de mi compañero. Éste confiaba sólo en mí. Al compañero lo pasaron a trabajar al turno de día y el pan se quedó conmigo en un… Sigue leyendo

Empatía, Fernando Savater

de

¿En qué consiste tratar a las personas como a personas, es decir, humanamente? Respuesta: consiste en que intentes ponerte en su lugar. Reconocer a alguien como semejante implica sobre todo la posibilidad de… Sigue leyendo

La expiación del rey, Eugenio Aguirre

de

Sentado en su trono de piedra, en la catedral octagonal de Aquisgrán, Carlomagno contempla a sus súbditos con la mirada ausente de quien ha sufrido un descalabro terrible. La noticia de la ignominiosa… Sigue leyendo

Historia, Lydia Davis

de

Vuelvo a casa después del trabajo y encuentro su mensaje: que no viene, que tiene trabajo. Volverá a llamar. Espero, y a las nueve voy adonde vive, veo su coche, pero él no… Sigue leyendo

Un llanto sordo, Nadia Anjuman

de

El sonido de las verdes huellas está en la lluvia nos llega desde la carretera almas sedientas y faldas polvorientas llegaron del desierto su ardiente respiración y el espejismo fundido de sus bocas… Sigue leyendo

Estremecida memoria, Elena Santiago

de

Palpitante momento aquel de salir andando del cementerio de los judíos en Praga. Pesaban sus pasos como si llevara el mundo en ellos y supo que nadie que cruzara la puerta de entrada… Sigue leyendo

Mi vida con la ola, Octavio Paz

de

Cuando dejé aquel mar, una ola se adelantó entre todas. Era esbelta y ligera. A pesar de los gritos de las otras, que la detenían por el vestido flotante, se colgó de mi… Sigue leyendo

Un cuerpo de mujer, Ryunosuke Akutagawa

de

Una noche de verano un chino llamado Yang despertó de pronto a causa del insoportable calor. Tumbado boca abajo, la cabeza entre las manos, se había entregado a hilvanar fogosas fantasías cuando se… Sigue leyendo

El Cubrecama, Petrus Alfonsi

de

Un hombre, al salir de viaje, le pidió a su suegra que cuidara de su mujer. Pero la esposa se enamoró de otro y la suegra, persuadida por su hija, se pronunció a… Sigue leyendo

La paradoja andante, Eduardo Galeano

de

Cada día, leyendo los diarios, asisto a una clase de historia. Los diarios me enseñan por lo que dicen y por lo que callan. La historia es una paradoja andante. La contradicción le… Sigue leyendo

La Cena, Ana Miranda

de

La mesa está puesta, yo misma acomodé los platos, las copas, los cubiertos, las servilletas para los labios puros, resignada a formar parte del mundo verdadero, lo espero a cenar hace años, el… Sigue leyendo

  • Ensèñame a escuchar canciones de sirenas o a evitar que nos hieran las envidias y descubrir què viento harìa propiciar a un corazòn honesto
  • Editor

    pozoblock@msn.com